Más evidencias de vida en el espacio: nuevos datos nos hacen volver a dudar que quizás no estamos solos

Un tipo de asteroide contiene compuestos orgánicos esenciales para la vida tal como la conocemos en la Tierra

Imagen de una roca espacial acercándose a la Tierra
Un tipo de asteroide podría albergar vida | Archivo
 

Científicos de la misión que adelanta la sonda espacial OSIRIS-REx dieron a conocer nuevos hallazgos sobre la superficie del asteroide Bennu, sus características geológicas y datos cartográficos de alta resolución, todo ello en una serie de artículos publicados este jueves en las revistas Science y Science Advances, recoge la página oficial de la NASA. Los estudios están basados en los datos recopilados por la sonda de la agencia espacial estadounidense entre febrero y octubre de 2019.

Ahora la sonda se está preparando para cumplir el 20 de octubre su mayor objetivo: tomar muestras de la superficie del asteroide. De acuerdo con las nuevas observaciones, el terreno y las características de Bennu son más ricos y complejos de lo que se había pensado.

Gran triunfo científico

Uno de los nuevos estudios, dirigido por Amy Simon, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt (Maryland), demostró que los compuestos orgánicos, que contienen carbono, están muy extendidos en la superficie del asteroide, en particular en el cráter Nightingale, donde la OSIRIS-REx tiene previsto hacer su primer intento de recolección de muestras. Así, es probable que la muestra recolectada contenga minerales hidratados y material orgánico. 

Los investigadores sospechan que al menos parte del agua y las moléculas orgánicas existentes en la Tierra provienen de asteroides, algo que hace que el estudio de Bennu pueda ser crucial para el entendimiento de la historia de nuestro planeta.

Los científicos también han determinado que los minerales de carbonato son parte de las características geológicas del asteroide. Esos minerales a menudo se precipitan a partir de sistemas hidrotermales que contienen agua y dióxido de carbono, explica la NASA. Varias rocas de Bennu tienen vetas brillantes que parecen estar hechas de carbonato. Estos hallazgos han permitido a los científicos teorizar que el asteroide padre de Bennu probablemente tenía un extenso sistema hidrotermal.

Regreso a la Tierra

El OSIRIS-REx abandonará la superficie de Bennu en 2021 y está previsto que regrese a la Tierra en septiembre de 2023, con una treintena de paquetes de material del asteroide. La sonda fue lanzada con éxito al espacio en septiembre de 2016 y, desde que llegó al cuerpo celeste en diciembre de 2018, ha estado orbitándolo y mapeando su superficie. 

El Bennu, que tiene un diámetro de unos 500 metros, se considera un asteroide cercano a la Tierra. Completa una órbita alrededor del Sol cada 436,604 días (1,2 años), y cada seis años se aproxima mucho a la Tierra. Estos encuentros cercanos hacen que exista una probabilidad de que el Bennu impacte contra la Tierra a finales del siglo XXII.


Comentarios

envía el comentario