Imagen de archivo de una mujer aplicándose crema solar en la playa

¿Aftersun o crema hidratante para después del sol? Los expertos lo tienen claro

Es obligatorio de los rayos solares pero también aplicarse protección a posteriori

Estos últimos días han sido de mucho calor en nuestro país y pese a ello muchos no se han podido resistir a tomar el sol. Todo pese a que estos días los rayos ultravioleta estaban a un nivel muy alto, con el peligro que eso conlleva para nuestra piel. Aunque la mayoría tenemos conciencia sobre la protección con crema, todavía existen dudas sobre que es mejor tras exponerse al sol: un aftersun o una crema hidratante. 

Y es que uno de los recordatorios habituales de los dermatólogos es que no abasta con ir protegido con crema solar. Si la usamos bien evitaremos quemarnos y con ello los principales problemas que genera: el cáncer de piel y el envejecimiento de la misma. Pero también es necesario su cuidado cuando hemos pasado varias horas bajo

La verdad es que es sabido que durante los meses de verano nuestra piel está más expuesta a los efectos perjudiciales del sol. No es necesario ir a la playa, solo por el hecho de ir en manga corta o tirantes partes de nuestro cuerpo ya pueden quemarse. Pese a que nos hayamos protegido bien, los expertos insisten en que tras un día de sol es necesario hidratar la piel y calmarla. 

Ahí entran en juego los productos de los que hablábamos antes. Tanto un aftersun como una crema hidratante parecen a priori dos opciones totalmente válidas tras una larga exposición a los rayos UV. Pero ante la duda, una experta en dermofarmacia como Rocío Escalante se decanta por el primero, según recoge la COPE

Los beneficios del aftersun según los expertos

Para Escalante son varios los motivos para escoger aplicar un aftersun antes que cualquier otra crema hidratante tras tomar el sol. El más básico es que estos productos están fabricados de forma específica para ello como indica su nombre.

Su principal función y objetivo es la hidratación de la piel. Pero también consiguen calmar, reparar, y regenerar la piel tras una larga jornada de exposición solar. Es más algunos de ellos cuentan con aloe vera que sirve para calmar ciertas irritaciones que causan los rayos solares. 

Otro de los puntos a su favor es que también combaten los radicales libres. Estas son las partículas que se encuentran en los rayos solares y que están detrás del envejecimiento de nuestra piel. 

Además, esta experta recuerda que un efecto positivo es que bajan la temperatura de nuestra piel. Esa sensación de frescor tan necesaria se puede ver aumentada si guardamos el aftersun en la nevera. 

Por último, y ya desde un punto estético, son el producto adecuado para alargar el bronceado. Además permiten evitar la descamación de nuestra piel muy típica tras unas vacaciones. Así que su recomendación es seguir poniéndolo unos días tras regresar a casa. 

Cuándo y cómo deberíamos ponérnoslo

Una vez sabemos el motivo por el que es necesario usar un producto como el aftersun, además de la crema solar protectora, también va bien saber cómo utilizarlo. Antes de ponerlo en nuestra piel, una indicación básica es que es necesario tomar una ducha previa. Con ella podemos eliminar los restos de fotoprotectores, de la arena, si hemos ido a la playa o del cloro, en el caso de que volvamos de la piscina. 

Es justo después de habernos duchado el momento justo cuando nos debemos aplicar aftersun en todas aquellas zonas que hayan quedado expuestas al sol. Tras ponernos una buena capa ese mismo día, es necesario volverse a aplicarse una buena cantidad al día siguiente. 

Pero siempre hay zonas que pueden requerir de un cuidado especial como puede ser nuestra cara. Es por eso que existen aftersun exclusivos para el rostro. Lo mejor es ponerlo tras haber realizado una limpieza facial.