¿Tiras comida a la basura? Algunas medidas para hacerlo menos

El despilfarro alimentario es un problema global muy serio. Ponle freno: ahorrarás y cuidarás el planeta

Plato con comida saludable
Tirar comida supone un problema para el medio ambiente y para nuestros bolsillos | UNSPLASH

Despilfarrar comida no solo es malo para nuestros bolsillos, puesto que nos cuesta una media de 250 euros por persona al año, sino también para el medio ambiente.

La FAO ha lanzado una alerta sobre ello. El despilfarro alimentario es un problema muy serio. El 58% de ese derroche lo hacemos en nuestros propios hogares.

Cuando tiramos a la basura alimentos, estamos gastando toda la energía y el agua que se emplean para cultivarlos, cosecharlos y empaquetarlos. Y si, finalmente, estos acaban en el vertedero, se pudren y producen metano, un gas de efecto invernadero.

Según informa 'World Wild Life' (WWF), el desperdicio de alimentos supone casi el 8% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero por el hombre. Los datos hablan por sí solos. Por este motivo, ha llegado el momento de tomar conciencia, y proponernos consumir de una manera responsable. Más si cabe durante las Navidades, donde se estima que cada año desechamos hasta un tercio de la comida.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación señaló que España es el séptimo país de la Unión Europea que más alimentos desperdicia. En 2018, nuestro desecho alimentario aumentó casi un 9%, lo que significa que se perdieron cerca de 1.300 millones de toneladas de comida.

La App 'Too Good To Go' está muy concienciada con esta problemática, por ello luchan fervientemente contra el deshecho de alimentos. Esta plataforma nos ofrece una serie de consejos para conseguir reducir nuestros residuos de alimentos en cualquier época del año.

  1. La improvisación queda fuera del menú. Antes de ir a la compra, debes echar un vistazo a la despensa y la nevera para ver si tienes los alimentos que necesitas. De ser así, comprueba cuál es su fecha de caducidad para consumirlos antes de que expiren.
  2. Nevera siempre limpia. Es básico para evitar que proliferen bacterias y se genere moho en los alimentos. Otro truco que se nos pasa por alto es: organizar los alimentos de tal forma que queden por delante los que necesitan comerse antes.
  3. Una vez sepas qué productos te faltan, haz una lista. De esta manera, evitarás comprar aquello que no precisas.
  4. Evita comprar aquello que no te gusta. Muchas veces, aunque no nos gusten, compramos algunos productos porque son típicos de Navidad. Para poner solución a esto, cuando los veas en el supermercado, piensa por qué no son de tu agrado.
  5. Por último, recuerda: todo se guarda, nada se tira. Si te ha sobrado comida, hazle un sitio en tu nevera, y si ves que no vas a consumirlo pronto, guárdalo en un táper y congélalo para más adelante.

Comentarios

envía el comentario