María Patiño en el plató de 'Sábado Deluxe' programa que a veces presenta

La impactante costumbre de María Patiño que ha provocado miles de comentarios

La colaboradora ha confesado lo que hace cada mañana y muchos no podían creerlo

María Patiño es uno de los personajes públicos que más se preocupa por su físico, y así lo hace saber a todos. Constantemente comparte algunos de sus trucos y muchos se preguntan cómo puede ser que en ella no se note el paso de los años.

En múltiples ocasiones ha explicado la rutina de ejercicios que sigue y la dieta  con la que la combina, alegando que eso la hace sentir mucho mejor consigo misma. Lo que nadie esperaba es que uno de sus secretos fuera tan extraño.

Una rutina de belleza diaria que ha sorprendido a sus compañeros

María fue una de las comensales de 'La última cena', nuevo programa de Telecinco que se emite los viernes. La propia cadena lo define como un programa en que «una pareja de colaboradores de Sálvame tendrá que preparar en directo una propuesta gastronómica para sus compañeros con Jorge Javier Vázquez como anfitrión».

La colaboradora y presentadora tuvo que probar los riñones con ajo que habían preparado sus compañeros  Mila Ximénez  y Antonio Montero y le encantó. Lo que más le gustó fue uno de los ingredientes principales: el ajo.

Y ahí vino la extraña confesión que sorprendió a sus compañeros y suscitó miles de comentarios en redes sociales. «No hay mayor placer para mí que el sabor a ajo. Me tomo un diente de ajo crudo cada mañana, es buenísimo porque te limpia», admitió.

María Patiño explicó que el ajo es uno de sus grandes aliados de belleza. Entre los beneficios de este alimento destaca el de ayudar a controlar el peso, desintoxicar el organismo, mejorar el aspecto de la piel y promover el crecimiento del pelo.

A Jorge Javier, al que extrañó muchísimo esta confesión, solo se le ocurrió preguntarle algo que seguro que muchos se estaban preguntando en su casa: «¿Cómo lleva tu marido que tomes ajo cada mañana?». Ella respondió que no pasaba nada, porque luego se lavaba los dientes «y ya está».

Por muy extraño que pareciera al oírlo por primera vez, seguro que muchos lo prueban para ver si en ellos tiene los mismos efectos que en María, que sigue estando estupenda y tiene una figura envidiable.