Los efectos inmediatos en tu cuerpo si decides dejar de tomar café

El café tiene múltiples beneficios saludables, pero también algunos efectos secundarios que debes conocer

Dos hòmens de negocis prenent un café amb una dona de fons
Para muchas personas, el día a día es imposible sin una taza, otras temen sus efectos adversos | Pxhere

El debate sobre los beneficios y los perjuicios del consumo de café nunca terminará. Para conocer cuáles son los pros y contras de esta bebida con la que millones de personas comienzan su mañana hemos recopilado una serie de datos que abordan como podrá afectarte positiva y negativamente si decides dejar de tomar café.

Dejar de tomar café puede contribuir a que perdamos peso. La mayoría de los individuos suelen agregarle azúcar u otros aditivos a esta bebida, junto a comidas a parte que suelen hacer un flaco favor a la salud.

Un estudio publicado en Public Health en 2017, demostró que beber café solo y sin aditivos supone un ahorro de unas 69 calorías menor por día de media, respecto a los bebedores de este producto que añaden algunos aditivos a su bebida.

En el caso contrario están aquellos consumidores de café que, tras dejar dicha bebida, se percatarían de la dependencia que puede crear su uso. De hecho, el café tiene la capacidad de suprimir el apetito, y para algunas personas dejar de tomar café puede implicar la búsqueda de otras alternativas cuanto menos saludables, ricas en azúcares o grasas.

Esto suele suceder, en aquellos individuos que endulzan su café con azúcar. Al dejar de beber café cada mañana, se suelen buscar otras alternativas dulces, y eso puede dar lugar a un aumento de calorías diarios.

Por otro lado, el café puede alterar la calidad y cantidad de sueño diario. Cuando se deja el café, sobre todo, por la tarde o noche, sus consumidores notan una mejora en la cantidad y calidad del sueño. De hecho, un estudio publicado en el año 2013 en The Journal of Clinical Sleep Medicine demostró que la toma de café hasta seis horas antes de acostarse puede alterar considerablemente el ciclo de sueño normal.

Otro efecto secundario a corto plazo, que suele resolverse es el dolor de cabeza secundario que se produce al dejar de tomar cafeína. Cuando se deja de tomar esta cafeína se reducen los niveles de adrenalina y dopamina en el organismo, dos neurotransmisores que actúan como estimulantes naturales.

Finalmente, dejar la cafeína o al menos reducir su consumo puede dar lugar a una situación de tranquilidad inesperada. Tomar demasiado café puede dar lugar a nerviosismo e irritabilidad, y hay que saber adaptar la dosis a cada organismo, sin pasarse.


Comentarios

envía el comentario