El yogur es muy beneficioso para nuestro sistema digestivo

La receta para preparar el yogur casero perfecto: sabroso y fácil de hacer

La opción ideal para complementar tu desayuno o merienda

Con el confinamiento, muchos de nosotros nos estamos dedicando a aprender a cocinar recetas caseras de lo más deliciosas. El ejemplo perfecto sería el del bizcocho esponjoso de solo tres ingredientes, o las recetas ‘healthy’ ideales para mantener la línea durante la cuarentena.

Esta vez, os traemos la receta del yogur: hay muchas formas de hacerlo, pero hemos querido seleccionar la más fácil para que podáis disfrutar de ella.  Además de saludable, está para chuaparse los dedos. 

Entre muchos otros beneficios, cabe destacar el yogur aporta mucho calcio, algo que lo hace muy nutritivo e ideal para la salud de nuestros huesos y dientes. Además, tiene vitamina B12, fósforo y potasio.

Se puede conservar perfectamente durante 7 días en nuestra nevera y, si lo que quieres es hacer un yogur muy saludable, puedes prescindir del azúcar o ponerle muy poca. Gracias a esta receta, podrás sustituir los ‘snacks’ a los que sueles recurrir, por el yogur. Además, no necesita yogurtera. ¡Allá vamos!

Ingredientes para 6 personas:

  • 150 gramos de yogur natural (o de sabor)
  • 1 litro de leche
  • 20 gramos de azúcar (opcional)

1. Calienta en un cazo la leche. Es muy importante tener especial cuidado, ya que la leche no debe hervir, solo tiene que pasteurizar. Lo ideal es que la leche se caliente durante unos 10 minutos, y a una temperatura de entre 90 y 95 grados. Cuando pasen los 10 minutos, mete la leche en un termo y déjalo abierto hasta que se temple.

2. Vuelca la leche en un recipiente con tapa, y añade el yogur natural. Aquí es cuando debes añadir el azúcar o la miel, según el gusto y la cantidad de dulzor que quieras.

3. Tapa la mezcla y déjala en un lugar a una temperatura ambiente (de unos 25 grados preferiblemente) durante unas 10 horas, y ve revolviendo cada cierto tiempo. También puedes dejar la mezcla en el horno apagado o el microondas. Se puede dejar durante más horas, pero aumenta la posibilidad de infección por bacterias no deseadas. 

4. Una vez pasadas las 10 horas, la leche ya habrá fermentado, por lo que… ¡Voilà! Ya tendrás tu litro de yogur casero. Puedes añadirle los ‘topings’ que quieras para consumir, o envasarlo en diferentes tarros. Nuestra opción preferida es separarlos en tarros de cristal con mermelada casera en la parte inferior. Después, debes guardar el yogur en la nevera. ¡Está delicioso!


Comentarios