Imagen de archivo de dos electrodomésticos

Trucos para ahorrar con tus electrodomésticos ahora que la luz está por las nubes

El precio de la luz está alcanzando máximo históricos en los últimos meses

El precio de la luz sigue subiendo y no parece que, por el momento, vaya a haber ninguna bajada. La tendencia es a la estabilidad y, en todo caso, al alza. 

En los últimos meses han sido varios los días que se han marcado picos de precio históricos. Esto sumado a la última modificación en las tarifas de mercado regulado, ha hecho que la factura haya subido bastante para muchas familias.

De hecho, se ha llegado a decir ya que en muchas casas estas facturas podrían haberse triplicado respecto a las del año pasado.

Evidentemente, cada situación es un mundo y puede que no a todo el mundo le haya afectado de la misma manera. Dependerá del uso de la luz que se haga y de la tarifa contratada.

Pese a ello, sí que hay una serie de trucos que todo el mundo puede aplicar. Estos nos ayudarán tanto a reducir el consumo de luz  como a adaptarlo de forma apropiada a cada tarifa, consiguiendo así pagar algo menos.

Algunos trucos y consejos para reducir la factura de la luz

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de tratar de reducir lo que pagamos de luz es la tarifa. Se trata del factor principal que nos hace pagar más o menos.

¿Mercado libre o mercado regulado?

Para empezar hay que tener claro que existen dos tipos de contratos de luz, los que van sujetos al mercado regulado y los que van sujetos al mercado libre.

El mercado regulado es aquel que gestiona el precio dela luz según la oferta y la demanda. Es precisamente por ello por lo que el precio de la misma varía cada día y cada hora.

Ahora, además, hay que tener en cuenta que en España se ha impuesto una tarifa igual para el mundo que cuenta con discriminación horaria. Es decir, la luz también varía de precio según las franjas horarias en las que se utilice.

¿Cómo podemos saber si tenemos una tarifa de luz dentro del mercado regulado? Es muy fácil. Solo hay que fijarse en el contrato o en alguna factura. 

En caso de pertenecer al mercado regulado se tratará de un contrato PVPC y estas siglas aparecerán en el documento.

¿Qué pasa si no tenemos contratada la luz a través del mercado regulado? Significa entonces que nuestra tarifa está dentro del mercado libre, es decir, que una empresa privada la gestiona.

En este caso, tendremos contratada una tarifa ofertada por la empresa, bajo sus condiciones. Tendremos que fijarnos en su nombre e investigar sus términos para saber a cuanto pagamos la luz, y si hay variaciones o no según el día o la hora.

Una vez conozcamos todos estos datos sabremos cómo gestionar nuestro consumo de luz. Aprovechando las horas o días más baratos y tratando de evitar los más caros, en caso de contar con discriminación horaria.

Para aquellas personas que tienen una tarifa no variable, es decir, en la que el precio de la luz siempre es el mismo, también hay formas de ahorrar. En este caso tendrá que ser reduciendo el consumo de luz.

Ideas para reducir el consumo de luz

Como decimos, hay algunos trucos que todo el mundo puede aplicar para tratar de reducir el consumo de luz. Te damos algunos ejemplos:

  • Los electrodomésticos que más luz gastan son los que producen calor, por ello es un buen truco utilizar el lavavajillas y la lavadora con el agua lo más fría posible, secar la ropa al aire en lugar de en la secadora, o tratar de reducir el uso del horno.
  • En verano y en invierno los aires acondicionados, tanto para frío como calor, consumen mucha luz. Una buena manera de no tener que utilizarlos tantos es controlar la ventilación y horas de sol en casa. En verano es importante aislar la casa en las horas de más calor cerrando ventanas y persianas, abriéndolas solo en las horas más frescas. En invierno hay que mantener las persianas abiertas para que entre el sol lás máximas horas posibles, pero es importante cerrarlas cuando llega la noche para que no entre más frío.
  • Otra cosa que se puede hacer es cambiar la iluminación de la casa, poniendo luces led, que tienen un consumo bastante más reducido que las convencionales.
  • La compra de electrodomésticos también es importante. Actualmente, aparatos como lavadoras, neveras, lavavajillas, etc, cuentan con una calificación de la A a la G que indica su consumo, siendo A lo más eficiente y G lo que menos.