El 'amor de mi vida' de Alexia Rivas desconcierta a todo el mundo

Habla de él continuamente en redes sociales

Fotografía de Alexia Rivas sonriendo
Alexia Rivas | Instagram

No hay mal que cien años dure. Hace casi un mes que estalló el escándalo por los "cuernos"que Alfonso Merlos le estaba poniendo a Marta López con la joven periodista de Mediaset Alexia Rivas,

Parece que las aguas poco a poco se van calmando para Rivas, o al menos es lo podría pensarse por las publicaciones que Alexia comparte en sus perfiles en redes sociales.

Un amor de cuatro patas

Alexia Rivas está alejada de su familia. Además de buscar cariño en el colaborador de "El programa de Ana Rosa" Alfonso Merlos ha encontrado en su perro Iro su mayor apoyo. Su mascota se ha convertido en su mejor amigo y compañero. Tal es la pasión que tiene por el perrito que refiere a él como 'el gran amor de mi vida'.

Este fin de semana Alexia ha tenido una intensa sesión de piscina en casa de Merlos y ha estado acompañada en todo momento por su mascota.

Iro es toda una estrella en la red

Desde que Alexia adoptó a Iro el animal se ha convertido en el gran protagonista de sus redes sociales. La joven "influencer" no tiene reparos en lucir a su amiguito en cuanto tiene la menor ocasión y le ha dedicado emotivos mensajes.

Alexia ha escrito: «A Iro se lo encontraron acurrucado en la esquina de un paso de cebra un día de lluvia y frío. Nadie sabe cuánto tiempo llevaba allí. Estaba empapado y tenía miedo a los humanos. Ahora es un perro feliz. Es cariñoso y está constantemente pegado a sus dueños. Su pasión es mover las alfombras de la casa

La joven  deja claro a quien la lea que aunque que fueron ella y Merlos los que adoptaron al pequeño can no es ella la que le está ayudando sino al revés: «Él me está ayudando a mí. A sonreír y a creer que la vida es bonita, a levantarme. Por eso, gracias, Iro.»

La joven periodista además de presumir de su perro ha explicado qué quiere hacer algo útil con su futuro y planea retomar sus estudios de derecho en septiembre.

Pero eso será después del verano. Ahora toca disfrutar de la piscina, de Merlos, y del simpático perro Iro.


Comentarios

envía el comentario