Bárbara Rey logra lo que la mayoría no ha podido en plena cuarentena

La actriz reconoce que el confinamiento le ha ayudado a controlarse más

Bárbara Rey durante una entrevista en Sábado Deluxe
Bárbara Rey durante una entrevista | Telecinco

Bárbara Rey ha logrado su objetivo. El confinamiento le ha ayudado a conseguir su ansiada meta. Su físico ha sido siempre muy importante para ella.

La actriz ha querido lucir siempre bien. Por eso a comienzos de año se decidió a pasar por quirófano.La madre de Sofía Cristo optó por colocarse un balón gástrico que le ayudase a bajar de peso.

«Llevo una temporada bastante pasada de kilos. Quizá no tantos como para ponerme el balón, pero como yo soy de muy buen comer, se me hacía muy cuesta arriba hacer régimen», confesó la vedette tras su paso por quirófano.

Su objetivo era bajar entre ocho y diez kilos que había cogido en los últimos años. La actriz quería verse bien y estar cómoda con su cuerpo. Y al parecer éste es el proceso que ha conseguido completar desde que se decretase el Estado de Alarma.

El autocontrol como medida de pérdida de peso

La vedette murciana ha pasado el confinamiento en su casa de Totana, lejos de su mayor tesoro, su nieta. A la que define como divertida, graciosa y aficionada a las fotos, a pesar de ser tan pequeña.

En su pueblo  ha sido precisamente donde la actriz ha comido de forma saludable y ha empezado a controlarse. Y es que de los tres kilos que, según ella, le sobraban antes del confinamiento, ya ha bajado alguno. «En breve perderé los otros», ha explicado Bárbara Rey en su última entrevista.

Su control ante la comida en estos tiempos difíciles es algo para valorar, ya que no todos lo han conseguido. De hecho hay estudios recientes que prueban que la mayoría de las personas ha engordado una media de tres kilos durante el encierro.  Y  es que el estilo de vida sedentario y los continuos viajes a la nevera no es que hayan ayudado mucho. Al contrario, son precisamente la combinación perfecta para aumentar de peso.

Queda claro con esto que la famosa operación bikini de este verano va a ser algo más complicada que la de años anteriores. Pero como dice el refrán «la esperanza es lo último que se pierde».


Comentarios

envía el comentario