Belén Esteban desatada en 'La última cena': Patiño y Chelo no se lo perdonan

Los lloros de Chelo y la pérdida de nervios de María Patiño, en conjunto el estrés en el que se sumergieron ambas para enamorar con su menú en 'La última cena', fue insuficiente para encandilar al paladar estricto de Belén Esteban.

Chelo Garcí-Cortés a la izquierda y María Patiño a la derecha
María y Chelo fueron las encargadas de realizar el menú de 'La última cena' la pasada noche | TELECINCO

 

El dúo formado por María Patiño y Chelo García-Cortes para elaborar el menú de la noche en 'La última cena' comenzó sus redecillas en el supermercado. La colaboradora con su peculiar carácter recriminó a su compañera, Chelo, que se adjudicara el rol de líder en el equipo.

Sin embargo, ambas limaron las perezas cuando se pusieron manos a la masa y, nunca mejor dicho. Los primeros veinte minutos de la preparación de la degustación se vieron empañados por lágrimas y mucho estrés por parte de las cocineras de la noche.

Las ganas de deleitar a sus compañeros con sus platos íntegramente cocinados en plató y la cuenta atrás del reloj sumieron a las colaboradoras en un profundo nerviosismo.

Ambas, bajo la atenta mirada de dos chefs reconocidos que actuaban como jurado, Sergio Arola y Begoña Rodrigo, reconocieron su ignorancia en la destreza culinaria.

Tras la cara descriptiva de la hambrienta Belén Esteban, que esperaba su cena ansiosa en su casa, se confirmaron las confesiones de las cocineras de la tercera entrega de ‘La última cena’.

Aciertos y errores

La gallega dio en el punto con el ‘pulpo a feira’ y acertó en el proceso de cocinado del puré de patata elaborado a golpe de mrtero. Así lo reconocieron sus compañeros tras probarlo. «Lo voy a conseguir» decía María Patiño muy convencida de ello mientras se quemaba con el vapor de hervir el pulpo.

Mientras Patiño cocinaba el molusco, Chelo por su parte se peleaba con la pasta. «Me he pasado con los huevos» decía la de Barcelona. La concentración resultaba difícil mientras Mila Ximénez relataba que «no está pasando una buena racha ni emocional ni físicamente».

Belén Esteban sentada en la mesa para cenar el plato preparado por sus compañeras. Presenta cara de desagrado.
El plató de pasta fresca casera preparado por Chelo no le gustó a Belén Esteban | TELECINCO

 

Belén Esteban esperaba con la mesa puesta a que llegara la cena preparada por sus compañeras. El hambre que tenía la de Paracuellos, que aún se encuentra en su casa confinada, fue insuficiente para que devorara los platos de sus compañeras.

La ración para Esteban de pasta casera era escasa, pero tras probar el primero no le quedaron ganas de más. La madrileña acudió rápidamente al baño con un bocado en la boca y a la vuelta de este no tenía nada.

Todo apunta, tal y como especulaban sus compañeros en plató, que la de Paracuellos del Jarama «ha ido a escupir» el bocado.

La especialidad de Chelo, definido por Jorge Javier como un «algo muy duro» y con mucho parmesano, no agradó a nadie. Ya advertía Chelo al principio del programa que ese plato no iba a ser comestible.

Esteban trató de ser comedida ante cámara sobre su opinión respecto a la pasta fresca elaborada por la colaboradora. Pero la expresividad de su cara, seguida por la pillada del micro abierto, le delató. El comentario de la colaboradora dejó en mal lugar a sus compañeras en pleno directo.

«Tráeme un montadito, porque hoy la cena como que no» le decía Esteban a su pareja, Miguel, en una llamada telefónica. «No te lo queríamos decir pero te han pinchado la llamada» le espetó Jorge Javier a la madrileña.

La incredulidad y la vergüenza se apoderó de Belén Esteban que al principio renegó de semejante llamada. Finalmente y ante esta pillada, no le quedó otra que reconocer que la pasta fresca elaborada por sus compañeras no le gustó. «La pasta está muy dura», se excusaba Belén Esteban.

 

La nota merecida según el jurado

Sin embargo, los esfuerzos de las cocineras a pesar del desastre del plato de pasta dieron sus frutos. El suculento 'pulpo a feira' con puré de patata elaborado por Patiño y las torrijas con helado, como guinda del pastel, saldó la noche con una puntuación decente.

María Patiño cocina 'pulpo a feira' en el plató de 'La última cena'.
El 'pulpo a feira' con puré ligero de patata fue el plato estrella de la noche. | TELECINCO

 

Belén Esteban fue la más dura con la nota, les dio un 5. En cambio, Kiko Matamoros y Antonio Montero valoraron el conjunto del cocinado y el intento por ofrecer algo exquisito y les dieron una nota de 10. Seguido de Mila Ximénez con un 9. Lidia Lozano las puntuó con un 7, Marta López con un 6 y Alonso Caparrós un notable de 8.

Los Chefs y jurados de la ocasión coincidieron con los colaboradores en otorgarles una nota modesta. Sergio Arola les confío un 6 mientras que Begoña Rodrigo se decantó por un 5 ya que se sintió decepcionada con la actitud de Chelo García-Cortés.

 


Comentarios

envía el comentario