Bertín Osborne un poco serio en un acto público

Las últimas imágenes de Kike, el hijo enfermo de Bertín Osborne: clavado a su padre

El cantante y su expareja, Fabiola Martínez, se desviven por su hijos

Desde que Fabiola Martínez y Bertín Osborne se separaran, su principal objetivo ha sido que sus hijos no sufrieran por la nueva situación familiar. A pesar de que ya no viven juntos, continúan llevándose bien y hablando casi a diario por el bien de Kike y Carlos.

La nueva casa de Fabiola y sus hijos es perfecta para ellos

Recientemente la venezolana ha comenzado su nueva vida en el centro de la capital madrileña. Allí vive en un lujoso apartamento del Paseo de la Castellana, valorado en 2,5 millones de euros.

La nueva vivienda de Fabiola Martínez y sus hijos es un piso de 350 metros cuadrados, que combina los colores claros y los tonos oscuros. La ex de Bertín Osborne es toda una amante del diseño de interiores y eso se nota en la distribución de los elementos que forman su hogar.

Las cortinas, las plantas y las grandes alfombras inundan las estancias de esta vivienda que tiene a Fabiola Martínez encantada. Tan contenta está con su nueva etapa de soltera en este piso que no ha dudado en compartir varios vídeos en sus redes sociales mostrando lo bonito que es.

El hogar ideal para Kike Osborne

Pero si hay algo que le encanta a la ex de Bertín es que su hogar está adaptado a las necesidades de su hijo Kike. Esto es muy importante, ya que el joven se desplaza en silla de ruedas.

 

En los vídeos que ha publicado su madre en Instagram y Tik Tok, se puede ver al joven disfrutando de su nueva casa. Es un chico muy divertido y alegre como su madre. El carácter está claro que es el de Fabiola.

No obstante, a sus 14 años, es un chico que guarda gran parecido físico con su padre. Además de por la altura, Kike y su progenitor tienen la forma del rostro muy parecida. Está claro que de los dos hermanos, él es el más similar a Bertín Osborne.

Foto de padre e hijo
Bertín Osborne y su hijo Kike | Cedida

La enfermedad del joven

Kike Osborne nació de forma prematura con una grave lesión cerebral, debida a una infección intrauterina provocada por la bacteria Listeria.

Poco después de su nacimiento, sus padres hicieron pública su enfermedad para ayudar a otras personas. Siempre han hablado abiertamente de la dolencia de su hijo y hasta han creado una organización para otras personas que se encuentren en una posición similar a la suya.

La Fundación Bertín Osborne es una plataforma de ayuda a todas las familias que, como ellos al principio, se ven inmersos en un mar de dudas, dificultades y preocupaciones.

A su corta edad, Kike es todo un luchador. Le han operado en numerosa ocasiones a vida o muerte y también les ha dado más de un susto a sus padres, que afortunadamente solo ha quedado en eso.

El hijo mayor de la venezolana no piensa rendirse y cuenta con la ayuda incondicional de su familia. Tanto Fabiola como Bertín han centrado todas sus fuerzas en cuidarlo y que sea lo más independiente posible, algo que han logrado con creces.

A pesar de los diagnósticos médicos, con paciencia y mucho esfuerzo han logrado que el joven pueda participar en las actividades diarias de la familia. Además, han conseguido también que tenga algo de autonomía en cosas cotidianas que hasta hace solo unos años eran algo impensable.

“Kike no cogía la cuchara y ahora la coge, teníamos que darle de comer y ya se lleva él la comida a la boca. Ya pide hacer sus necesidades. Parecen cosas fáciles que todos hacemos sin pensar, pero que para él suponen un esfuerzo”, relataba su madre hace tan solo un par de años a El País.

Está claro que el joven tiene a su lado a grandes personas y eso se nota en cada uno de sus logros.

EL VÍDEO DEL DIA

EL VÍDEO DEL DÍA