Irene Rosales con el micrófono en un plató de Telecinco

Irene Rosales ya no se corta: Su llamativa actitud que ha desatado una bronca en casa

Irene Rosales no soporta los insultos de Kiko Rivera

Irene Rosales se ha ganado el respeto del público porque es la cara más amable de la familia Pantoja: jamás ha protagonizado ningún escándalo. Entiende que todos trabajan o han trabajado en televisión gracias a Isabel, incluso su marido Kiko Rivera

🔊 Escucha esta noticia en Ivoox:

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

El problema es que Kiko no entiende que sus entrevistas, pagadas con cifras astronómicas, tienen consecuencias en la prensa. Pretende ganar dinero gracias al corazón, pero no asume que los reporteros le hagan preguntas sin recibir nada a cambio. 

Irene Rosales se ha quedado sin palabras cuando se ha enterado de que Rivera estaba increpando a una periodista de Socialité. El programa de Patiño se trasladó hasta el domicilio del matrimonio, pues el DJ acaba de vender a Chabelita y querían saber la última hora. 

Kiko Rivera ha estallado contra el espacio de la gallega y ha asegurado que no iba a hacer ningún comentario: “No os quiero”. Su comportamiento ha sido del todo inapropiado, pues ha atentado contra una humilde trabajadora: “Os insultaré todo lo que quiera”. 

Irene Rosales no está de acuerdo con el padre de sus hijas y le ha hecho saber que se estaba equivocando de enemigo: “¡Cállate!”. La nuera de la tonadillera le ha frenado en seco porque es consciente de que estaba iniciando una guerra incontrolable. 

Irene Rosales, sin palabras: “Sois una pesadilla”

Irene siempre se ha caracterizado por ser una mujer discreta y educada, de hecho es la más coherente a la hora de actuar en televisión. A pesar de que no tiene la experiencia de Kiko, entiende que es un personaje público y que debe responder a determinadas polémicas. 

Sin embargo, Kiko Riverano acepta dar declaraciones de forma gratuita, por eso se pone tan nervioso cuando le persiguen los reporteros. “Sois una pesadilla de cojo**”, le gritó a una periodista del programa de María Patiño que solamente estaba haciendo su trabajo. 

Socialité tenía preparado un informe que demostraba que el DJ tenía argumentos suficientes para estar molesto con Isabel Pantoja. Sin embargo, la presentadora lo expuso bastante molesta porque sentía que estaba siendo injusto con su equipo. 

Telecinco le ha recordado que el vender una exclusiva no es solamente sentarse delante de los colaboradores, es aguantar todo lo demás. Dicen que ha ganado más dinero gracias al corazón que a su trabajo como artista, de ahí que tenga que ser más considerado. 

Irene Rosales pierde su gran oportunidad

La mujer de Kiko Rivera ha estado dos años trabajando como colaboradora de Viva la vida porque necesitaba ingresos para superar una pequeña crisis. El público considera que es buena profesional, pues siempre respondía a los escándalos y participaba en otros temas. 

Sin embargo, tuvo que abandonar la televisión porque la familia Pantoja estaba en plena guerra y ella no estaba preparada para tanto conflicto. Rivera ya había vendido muchas entrevistas, así que el bache económico estaba superado y ella era libre. 

Irene no se siente cómoda en televisión porque considera que no está preparada para determinadas situaciones. Durante el tiempo que ha colaborado en Telecinco ha hecho un trabajo impecable, pero ella consideraba que no estaba a altura. 

Abandonó Viva la vida con la promesa de regresar cuando estuviera preparada, el problema es que Kiko lo ha estropeado todo. Si decide regresar deberá justificar un comportamiento del que ella misma se avergüenza, de ahí que intentara frenarlo. 

Los espectadores consideran que el hijo de la tonadillera ha traspasado todas las líneas y ya no permiten que se justifique con su excusa preferida. Siempre que comete un error saca a relucir su impulsividad para evitar cualquier tipo de responsabilidad.  

EL VÍDEO DEL DÍA