Bombazo: Vuelve la tragedia a la vida de Isabel Pantoja: Durísimo batacazo

Los problemas se le acumulan a la cantante que se ve incapaz de hacer frente a lo que se le viene encima

Isabel Pantoja saludando a los medios
Isabel Pantoja no cuenta con ingresos y deberá de pagar a Hacienda | EspañaDiario

Isabel Pantoja está atravesando uno de los peores momentos de su vida donde los problemas no dejan de acumularse. A la preocupación por la delicada salud de su madre, doña Ana, se le juntan ahora nuevo problemas económicos provocados por la crisis sanitaria por la que estamos atravesando.

El Covid-19, al igual que le ha pasado a muchos artistas y trabajadores, ha supuesto un duro varapalo para la economía de la tonadillera que ha tenido que ver como numerosos compromisos profesionales se han visto cancelados por el coronavirus, como por ejemplo los conciertos que tenía previstos para los meses que vienen.

Así lo explica la revista 'Semana' que asegura que esta situación está provocando un quebradero de cabeza a la madre de Kiko Rivera quien no se ve capaz de conciliar el sueño mientras es testigo de la pérdida de ingresos.

Según se cuenta en la revista, Isabel Pantoja deberá hacer frente al pago de una gran cantidad de dinero a Hacienda dentro de unas semanas, una deuda que deberá abonar a pesar de no contar con ingresos y que le supondrá un gran esfuerzo y un gran agujero en su economía.

Antes de que se decretara el estado de alarma, fue la propia Isabel Pantoja la que decidió cancelar algunos compromisos profesionales cuando su madre tuvo que permanecer ingresada en el hospital, sin embargo por aquel entonces se lo podía permitir porque su situación financiera era bien distinta.

Ahora acumula semanas sin ingresos y los gastos no dejan de sucederse, además a esto se le suma la incertidumbre de no saber cuándo podrá retomar sus conciertos debido a la pandemia. Un miedo que se acrecienta con los días mientras permanece confinada en Cantora.

La tonadillera teme que su madre de 88 años pueda infectarse y por ello decidió aislarse en su casa antes del estado de alarma y mantiene unas medidas muy drásticas para evitar que el coronavirus traspase las puertas de la finca, por ello no permite que nadie acceda a Cantora. La cantante, además, lleva meses sin poder abrazar a sus hijos a los que echa mucho de menos.

Por si fuera poco, la situación económica de su hijo, Kiko Rivera, está atravesando la misma mala suerte que la de su madre y confesó que solo estaba ingresando los 700 euros de la ayuda para autónomos: «Tenía un verano estupendo de trabajo y nos iba a posibilitar empezar a tener un colchón para mis hijas, comprarnos una casa... Pero ha llegado así» explicaba en una entrevista.


Comentarios

envía el comentario