Imagen de Kiko Hernández en el plató de 'Sálvame'

El problema que Kiko Hernández está viviendo en absoluto silencio

Algo preocupa y mucho al colaborador de "Sálvame"

El extraño comportamiento de  Kiko Hernández preocupa y mucho a sus compañeros de "Sálvame".

Algo le pasa. Su actitud estos últimos días sorprende a propios y extraños.

Un comportamiento inusual en él

Kiko Hernández siempre ha sido uno de los contertulios del programa más reservados en cuanto a sus propios asuntos personales se refiere. 

Por eso sorprende que tanto en "La última cena" como el pasado lunes en "Sálvame" hiciera dos comentarios que han puesto en alerta a todo el mundo.

El viernes después de preparar un menú bastante decepcionante en opinión de los jueces Kiko dijo tener «una semana muy jodida.» A continuación y mirando a la cámara soltó: «Todo va a salir bien, te quiero mucho».

Este lunes en el "Sálvame" de tarde ha vuelto a pasar algo muy similar. Después de que  Carlota Corredera le hiciera un comentario ha dicho: «Hoy no es día para bromas».

Kiko Hernández se marchó del plató. Luego volvió pero dejó a todos los presentes inquietos, también a los espectadores del programa.

El colaborador demostró profesionalidad y siguió haciendo su trabajo con normalidad. Incluso supo ponerle algo de sentido del humor a la tarde.

En un momento dado desveló incluso que en alguna ocasión, según sus propias palabras «cuando aún se pagaba en pesetas», recurrió a la prostitución para tener relaciones sexuales.

Apoyo total por parte de sus compañeros

Pero la duda ya no se disipó durante toda la emisión. En el plató flotaba la sensación de que había algo grave de lo que Kiko no quería hablar pero que tampoco podía quitarse de la cabeza.

Una cosa si que nos quedó clara. A kiko no le falta respaldo en el programa. 

Su gran amiga Marta López le apoyó allí mismo. 

El hecho de que el resto de sus compañeros respetaran su silencio y estuvieran dispuestos a correr un tupido velo ante la misteriosa situación personal por la que atraviesa es señal inequívoca de que Kiko Hernández es un colaborador querido y respetado en su equipo.

Todos sabemos cómo se las gastan en "Sálvame". Mucho nos tememos que si sus compañeros en lugar de tirársele al cuello como es costumbre prefirieran dejarle en paz pueda tratarse de un asunto verdaderamente serio.   

Kiko no ha querido de momento desvelar los motivos de su preocupación.