Kiko Rivera con la barba recortada y gorra mira a cámara en el transcurso de una gala de un programa de televisión

Kiko Rivera confirma su recaída en una de sus adicciones

Kiko Rivera trata de llevar una vida más sana, pero no lo consigue

Kiko Rivera ha intentado en varias ocasiones acabar con una de sus adicciones. Ha probado de todo, pero siempre volvía a recaer. Los problemas personales que ha ido acumulando en el último año le impiden romper con este vicio tan malo.

Como es habitual en él, ha compartido con sus seguidores en Instagram este pequeño bache. En las redes sociales encuentra un medio de desahogo, donde se libera de la presión diaria que soporta.

Es tal la tensión que viene soportando desde hace meses que ha vuelto a fumar. Kiko anunciaba en agosto que se había propuesto dejar el tabaco, pero todo quedó en una simple intención. Así se encargó de confirmarlo a través de un mensaje desde el balcón de su casa.

 

La situación familiar fue más fuerte que él, impidiéndole cumplir su propósito de abandonar los cigarrillos. Es un vicio, además, que comparte con su madre, con la que ha ido retomando el contacto últimamente.

"Ya en casa. Cigarrito en el balcón. Y así, sin más, me vino una melodía a la cabeza", aseguraba el hijo de la Pantoja.

"Más natural que el yogur blanco sin azúcar. 0% filtros, 100% realidad, como somos fuera de esta droga llamada Instagram", escribía el DJ.

Detallaba a sus seguidores que "es mejor ser uno mismo, y no aparentar ser nada. Concluía su mensaje con un "buenas noches familia. Por cierto, este jueves a las 00:00, te necesito".

Kiko Rivera y un vicio que le ha derrotado 

Parece ser que Kiko Rivera ha encontrado un hueco todas las noches para desconectar en el balcón de su casa. Lo hace en silencio y acompañado por un cigarrillo. Durante esos minutos trata de reflexionar y de desconectar de los problemas diarios.

Tenía intención de llevar una vida más sana, alejado de los vicios y del tabaco. Pero el tiempo ha demostrado que no contaba con la suficiente fuerza de voluntad. Tampoco han contribuido a ello las distintas polémicas familiares.

El distanciamiento con su madre con su posterior reconciliación, y los continuos enfrentamientos con su hermana y su prima no le ayudaron. La ansiedad le han llevado a ganar unos cuantos kilos, pero también a recuperar hábitos poco saludables como el tabaco.

Foto de madre e hijo
Kiko Rivera e Isabel Pantoja vuelven a retomar su relación. | Mediaset

En pleno verano anunciaba que quería dejar de fumar. Lo hacía con una foto aplastando un paquete de cigarrillos y un mensaje muy convincente. "Recordaré el 15 de agosto como el día que dejé de fumar", escribió.

Lo consideraba "otro cambio más" en su vida, que le ayudaría a seguir "sumando". Quiso compartir durante las primeras horas sin tabaco su experiencia. Resultó mucho más duro de lo que pensaba en un principio. 

En anteriores ocasiones ya había intentado aparcar esta adicción, pero nunca lo consiguió de manera definitiva. "Primer momento del día complicado: llega la hora del desayuno y para mí este era mi primer cigarrito", señalaba.

Apenas llevaba unas horas sin probar la nicotina y Kiko Rivera ya la echaba de menos. "Vamos a ver cómo lo llevamos porque estoy sin fumar desde anoche", recordaba a sus seguidores.

Todos los intentos por dejar de fumar han sido un fracaso. Tiene intención y muestra interés en abandonar este vicio. Tarde o temprano acaba por retomarlo.

Montaje con las caras de Kiko Rivera e Isa Pantoja
Kiko ha visto como su hermana le criticaba en el Deluxe. | La Noticia Digital

Es la manera que tiene el hijo de Isabel Pantoja de relajarse, sobre todo en las jornadas más tensas. Tampoco quiere que le ocurra lo que le sucede a mucha gente cuando abandona este vicio. Muchos de ellos se acaban refugiando en la comida.

Él había conseguido perder unos cuantos kilos, pero con el paso del tiempo ha vuelto a ganarlos.

Kiko no pierde la esperanza y confía en ganarle algún día la batalla al tabaco. Al menos, intención le pone.

EL VÍDEO DEL DÍA