Primer plano de Laura Matamoros con rostro serio

Laura Matamoros sorprende y vuelve a pasar por el quirófano

La hija de Kiko Matamoros ha mostrado qué retoque estético se ha hecho de nuevo

Si hay algo en lo que coincide la mayoría del mundo es de que Laura Matamoros ha cambiado mucho. Ni su trabajo, ni su forma de ser, ni su forma física se parecen a la chica que entró a la casa de Gran Hermano.

Con su mayoría de edad, Laura Matamoros aprovechó la oportunidad de que su padre Kiko Matamoros fuera famoso para darse a conocer en Guadalix de la Sierra. Tres meses allí en la que vimos a la joven reír, discutir y llorar por la escasa relación que tenía con su padre.

Laura Matamoros sonriente en el plató de 'Gran Hermano VIP'
Laura Matamoros concursó en 'Gran Hermano VIP' | Mediaset

El temor de Kiko Matamoros por el futuro de Laura Matamoros en televisión estuvo latente durante los tres meses de concurso. Un miedo que se fue disipando cuando Laura confesó no querer volver a la televisión.

El cambio radical de Laura Matamoros

Esta decisión no fue del todo cierta, pues a Laura Matamoros la hemos visto participar en Supervivientes y en Mujeres y Hombres y Viceversa. Pero en ningún otro programa más.

Laura Matamoros decidió que lo mejor para su carrera de influencer era alejarse de todos los rumores y noticias del corazón. Y lo ha cumplido desde hace muchos atrás.

Pero la joven Laura Matamoros que entró en Guadalix no solo cambió su vida profesional una vez salió de allí. En lo personal, la joven Laura nada tiene que ver con la de ahora.

La hija de Kiko Matamoros es madre de dos hijos. De hecho, dio a luz al segundo hace muy pocas semanas y lo anunció en sus redes sociales.

Las mismas que, además de ser testigo de su vida personal, son conocedoras de sus relaciones sentimentales. Sobre este tema y durante un tiempo, Laura Matamoros sí protagonizó las portadas del corazón, aunque no por deseo expreso.

Sus idas y venidas con Benji Aparicio, el padre de sus dos hijos, así como su relación exprés con un famoso influencer tenían a la opinión pública entusiasmada.

Ahora, Laura Matamoros grita a los cuatro vientos sentirse feliz, aunque se encuentra inmersa en su recuperación postparto. Un motivo más que suficiente para que haya tomado la decisión de pasar otra vez por el quirófano.

Primer plano de Laura Matamoros en el photocall de Los Jazmines, en Segovia, el 21 de septiembre del 2021
Laura Matamoros vuelve a pasar por el quirófano. | Gtres

Laura Matamoros pasa por el quirófano

Han sido sus seguidores los testigos del nuevo retoque estético que se ha hecho Laura Matamoros. Como es natural, un parto supone mucho esfuerzo y eso pasa factura en la piel.

Los años se han sumado a esta decisión de Laura Matamoros de compartir su nuevo retoque estético. La hija de Kiko Matamoros se ha hecho un tratamiento denominado redinsificador de la piel.

Con él Laura Matamoros ha hidratado su piel para que parezca mucho más luminosa. Se trata de un ácido hialurónico “sin volumen” y ha confesado a sus seguidores de que no aporta “relleno ni tampoco duele”.

Instagram stories de Laura Matamoros mostrando cómo se ha pinchado ácido hialurónico en la cara
Laura Matamoros muestra el proceso de pincharse ácido hialurónico en la cara | Instagram

"Solo hidrata la piel, se pincha muy superficial y el efecto es una piel más jugosa. Hidratada y con más luminosidad y ayuda a producir más colágeno", explicaba a través de Instagram.

No hay duda de que Laura Matamoros nunca deja de sorprendernos. Ya no solo por las decisiones que toma con respecto a su físico, también con la relación que tiene actualmente con su padre.

La relación con Kiko Matamoros ha cambiado

Entró en la casa de Guadalix de la Sierra asegurando que no quería ver a su padre. Su relación era nula tras la separación del colaborador con Marian Flores.

No obstante, con el paso de tiempo y mucha paciencia, padre e hija han solucionado los problemas. Tanto es así que no hay día que Kiko Matamoros acuda a casa de Laura para ver a sus nietos.

¡Cuánto nos alegramos!

Andrea Janeiro Esteban (Andreíta) es consciente que está viviendo su recta final como colaboradora estrella de la televisión después de más de una década en Sálvame y Telecinco. Más allá de sus apariciones en Mediaset, la princesa del pueblo cuenta con su propia empresa de alimentación, Sabores de la Esteban. Por si fuera poco, su última discusión con Paz Padilla sobre las vacunas podría ser la gota que colme el vaso." />