Paz Padilla presentando 'Sálvame'

Paz Padilla coloca a su yerno en un puesto de responsabilidad

La presentadora y humorista se dedica también al negocio de la venta de ropa

No será muy gratificante pero es una verdad como un templo. Para conseguir un trabajo en España no hay nada mejor que tener un buen "enchufe".

Paz Padilla ha dado trabajo al novio de su hija Anna Ferrer en su negocio de ropa.

Con su yerno al fin del mundo

No solo le va más que bien en televisión. Paz Padilla conoce el refrán que dice que no hay que poner todos los huevos en el mismo cesto y está diversificando sus líneas de negocio. También le sonríe el éxito como empresaria gracias a su tienda de ropa "No ni ná". 

Es una iniciativa a medias con su hija Anna Ferrer. A comienzos de este año la presentadora comunicaba en Instagram que iban a ampliar las instalaciones. Parece que el negocio funciona.

Paz ha decidido ahora lanzar una página web para vender la ropa de su tienda por internet. Y para dar este nuevo paso en el negocio va a depositar toda su confianza en el novio de Anna Ferrer. 

Iván ha colgado un vídeo en su cuenta de Instagram que confirma que el joven es el responsable de lanzar este nuevo espacio en Internet.

En el vídeo se le puede ver rodeado de ordenadores trabajando mientras que Anna Ferrer practica deporte.

En un descuido el joven ha enfocado a la pantalla de uno de los portátiles y hemos podido ver cómo será la nueva web de "no ni ná". 

También ha mostrado el logo de la marca demostrando que está involucrado en el proyecto. No sabemos si lo está haciendo de forma altruista como favor a su suegra o si está recibiendo algún tipo de compensación monetaria por su trabajo.

Desde que Paz Padilla abrió "No ni na" en abril de 2019 ha puesto todo su empeño en que el negocio salga para adelante.

La tienda es un proyecto muy especial al estar situada Zahara de los Atunes, provincia de Cádiz, uno de sus lugares favoritos.

Paz Padilla siempre ha visto en su tienda su futuro profesional. «Lo hago para ayudar a la familia, evidentemente, porque esto (la televisión) tarde o temprano se va a acabar, y si se me acaba yo tengo que seguir trabajando», dijo el día de la inauguración.

No sabemos si lo de la televisión se le acabará o no, pero de momento en el negocio textil no le va nada mal.