Raquel Morillas ha encontrado finalmente su media naranja

Raquel Morillas se casa y lo anuncia con una emocionante pedida de mano

Todo indica que la madrileña pasará por el altar de nuevo

Raquel Morillasse casa. La ex gran hermana ha encontrado por fin a su media naranja.

Tras varias relaciones poco afortunadas, parece que Raquel está de enhorabuena. Tras haber superado sus problemas con el juego, ha encontrado a la mujer con la que quiere pasar el resto de su vida.

Noah Soriano, con quien sale desde hace más de un año y medio, es la persona que ha conquistado el corazón de la madrileña.

En medio de todo este caos que estamos viviendo, Noah se ha lanzado a la piscina en el salón de la casa que ambas comparten. Allí mismo ha decidido dar un paso más en su relación y pedir matrimonio a Raquel, que esperaba impaciente, con los ojos cerrados, las instrucciones de su pareja.

Tras un emotivo vídeo protagonizado por sus seres queridos, Noah se ha acercado y ha hincado rodilla con un precioso anillo como protagonista de esta bonita escena.

«Eres lo mejor que me ha pasado en la vida. Eres mi todo. Eres la que ha dado luz a mi vida y quiero pasar el resto de mi vida contigo. ¿Quieres casarte conmigo?». La madrileña no ha podido negarse ante tal declaración y ha terminado por emocionarse y derramar alguna que otra lágrima.

Lo que no sabía Raquel es que el momento estaba siendo grabado para la posteridad. La profesora de pilates se las ha arreglado para camuflar una cámara que captase ese instante único, que han compartido después en sus redes sociales.

Cuando Raquel se ha dado cuenta no ha dudado en acercarse al objetivo a saludar y agradecer a sus seres queridos su participación en el vídeo.

Pero no sólo eso, en esta pedida casera también ha habido hueco para el humor, mientras Raquel enseñaba la bonita sortija escogida para el momento ha preguntado a su futura mujer, en tono jocoso, si habrá otra para la boda.

La boda no será la primera para Raquel Morillas

La concursante de la tercera edición de 'Gran Hermano' volverá a vestirse de blanco como ya lo hizo con su primera mujer. Noemí Hungría, compañera de concurso, se convertiría en su esposa tras el aparatoso accidente de coche que ambas sufrieron en 2003.

Las piezas del puzzle de estas dos grandes hermanas nunca llegó a encajar del todo, algo que sí ocurre entre Raquel y Noah. A pesar su corto noviazgo, las dos se ven muy contentas y, sobre todo, enamoradas.

Y es que el confinamiento ha fortalecido algunas relaciones sentimentales como ésta. Han sido muchas horas de convivencia a las que estas dos mujeres les han sabido sacar partido y avanzar así en su relación. Raquel ha pasado momentos difíciles en los últimos años, pero por fin la vida le sonríe.


Comentarios