Yola Berrocal sonriente

Los Suescun destrozados: 'La casa fuerte' acaba fatal para Sofía

Sofía ha sido desbancada de su puesto de reina de los realitys del que tanto alardea. Yola Berrocal supera con creces a la pamplonica tras ganar el concurso frente a Maite Galdeano y Cristian Suescun.

La estrategia de Maite Galdeano y Cristian Suescun ha caído en saco roto. Este domingo, las veteranas de la televisión, Leticia Sabater y Yola Berrocal, se convertían en las ganadoras del reality show 'La casa fuerte'. 

De este modo, Yola Berrocal se hacía con el podio a la persona que más concursos de la pequeña pantalla había ganado. Al mismo tiempo, destronaba a Sofía Suescun, hija y hermana de Maite y de Cristian, respectivamente. 

La joven se ha llenado la boca en los platós hablando de sus victorias. Sofía había sido la protagonista de los concursos con más audiencia de Telecinco. Además, fue la ganadora de 'Gran Hermano' y de 'Supervivientes'. 

La derrota de su hermano y de su madre, ha supuesto un 'zasca' a Sofía y la pérdida de su 'título nobiliario' televisivo.  Sofía ya no es la reina, sino Yola. 

La audiencia habló

El dúo formado por Leticia y Yola se convirtió en el ganador gracias al voto de los espectadores. Quedó así demostrado que el apoyo de la audiencia a la familia Suescun no es tan fuerte como Sofía presumía. 

Yola Berrocal ya conocía bien cómo funciona este tipo de formato. La de Ciudad Real ya ha había ganado tres realitys previamente y había llegado hasta la final en cuatro ocasiones. 

Indignación entre la audiencia

Los espectadores no toleraron el trato que Maite vertía sobre su hijo, Cristian. Y menos, el que este propinó contra Yola Berrocal. Sin ir más lejos, el propio presentador le llamó la atención a Maite en una de las galas del programa.

Jorge Javier Vázquez le recordó a la suegra de Kiko Jiménez que su hijo pedía su amor a gritos y comprensión. De igual modo, María Jesús Ruiz contó que escuchó a Maite decir que Sofía era su favorita y que su novio, Kiko Jiménez, estaba llegando a ser el hijo que le hubiera gustado que fuera Cristian. 

La audiencia consideró que ambos motivos, el trato de Maite a Cristian y de este a Yola, eran suficientemente fuertes como para hacerles merecedores de la final, pero no del premio. 

Cristian tampoco estuvo muy acertado en la excusa pública que buscó para justificar por qué había accedido a cenar con Yola. «Cené con ella para comerme el chuletón y beberme el buen vino que nos regaló la organización del programa», afirmaba Cristian. 

Las redes sociales no quisieron que dicho comentario cayera en el olvido. Los espectadores manifestaron su indignación contra el protagonista. Además, exigían que Yola y Leticia ganaran el concurso. Desde entonces ya se vaticinaba quiénes iban a ser las que se hicieran con el primer puesto. 

Desacuerdo con la pensión de Maite

La madre de Sofía Suescun contaba, antes de entrar en el concurso, que sufre fibromialgia. Esta enfermedad, degenerativa y que ataca al sistema nervioso y muscular, le impidió continuar con su trabajo como conductora de autobús. 

El tribunal médico que valoró su enfermedad consideró que Maite no podía continuar con su labor. Por ello, los expertos consideraron que era merecedora de una pensión por enfermedad. Sin embargo, a la pamplonica se le ha visto realizar todo tipo de esfuerzos físicos sin padecer dolor. 

Este hecho se suma al desagrado de la audiencia por la familia Suescun. Un número significante de tuits han solicitado la revisión de la pensión a Maite por parte del tribunal médico. Los usuarios demandan que si puede bailar, saltar,... para ganar dinero en televisión, también puede trabajar. 


Comentarios