Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, durante la rueda de prensa de adiós de Zinedine Zidane

Los cinco peores negocios del Real Madrid: Florentino se equivocó

El Real Madrid también tiene manchas en su historial

Toda Europa tiene en mente todos los buenos fichajes que ha hecho Florentino para el Real Madrid. Cristiano Ronaldo, Karim Benzema, Zidane y un larguísimo etcétera. 

La realidad es que estos fichajes y su buena gestión del club, le han colocado como uno de los mejores presidentes de la historia. Ahora bien, Florentino también se equivocó. 

En todas las apuestas hay un riesgo. El Real Madrid siempre ha apostado muy fuerte, con lo que le ha llevado a darse batacazos. Batacazos de millones de euros.

Un Balón de Oro frustrado

El primer error de la lista no podía ser otro que Kaká. El brasileño acababa de ganar el Balón de Oro y la Champions con el Milan. A priori era un fichaje "galáctico".

Kaká fichaje por el Real Madrid
Llegaba de hacer 16 goles y 12 asistencias | Europa Press

En el verano de 2009, junto a Karim Benzema y Cristiano Ronaldo, llegó al Real Madrid. Florentino pagó una cantidad récord de 67 millones de euros que superaría él mismo con el fichaje de Cristiano.

Kaká disputó con el Real Madrid cuatro temporadas. Jugó 120 partidos, marcó 29 goles y repartió 41 asistencias, números muy flojos para un Balón de Oro. Su juego mediocre todavía se sigue recordando en el Santiago Bernabéu. 

Demasiado joven para tanta presión

Un fichaje de los que duele que hayan salido mal. Era un jugador español que podía controlar la medular del equipo. 

Florentino pagó 32 millones de euros para hacerse con los servicios de Asier Illarramendi. El vasco acababa de irrumpir con la Real Sociedad y con la sub-21. Iba a ser el relevo de Xabi Alonso.

El plan era perfecto para el Real Madrid, pero se truncó. Él mismo dijo que le faltó confianza y valentía. Jugó 90 partidos y sin mucha trascendencia volvió a la Real, al menos dejó 15 millones de euros en las arcas del conjunto blanco. 

Más de 1 millón de euros por partido

El fichaje de Lucas Silva sigue siendo totalmente una incógnita para el mundo del fútbol. Llegó al Real Madrid por 13 millones de euros procedente de la primera división brasileña.

Lucas Silva con el Real Madrid
Aterrizó en 2015 en la capital | Europa Press

Su estancia en el club blanco fue anecdótica. Lucas Silva llegó a jugar 8 partidos de Liga y uno de Champions, un total de 424 minutos. 

Después de eso, el mediocentro no convenció a nadie. Encadenó cinco temporadas de cesiones en Marsella y Cruzeiro, hasta que acabó contrato con el Real Madrid. Actualmente juega en Gremio.

Lewandowski o él, Florentino se equivocó

Lo de Nuri Sahin fue toda una pena. El turco venía de brillar con el Borussia Dortmund. Había sido el mejor jugador del año y campeón de la Bundesliga brillando al lado de un joven Lewandowski.

Su llegada al Real Madrid ya fue como lesionado. Tardó tres meses en debutar y jugó 4 partidos nada más. Se fue cedido a Liverpool y a Borussia Dortmund mientras estaba bajo propiedad del Real Madrid. 

Al final de los 10 millones que pagó Florentino, recuperó 7. El presidente tuvo suerte y Sahin no lo hizo tan mal fuera del club, lo que le permitió encontrar un postor. 

Está en quinta división actualmente

Royston Drenthe es uno de los fichajes típicos después de una competición estival. El neerlandés hizo una campaña espectacular con la sub-21 y fue proclamado el mejor jugador de la competición. 

Pagaron 14 millones de euros al Feyenoord. Florentino no llegó a recuperar ni un euro de la inversión. Ahora, por muy alocado que parezca, se le puede ver por la quinta categoría española. 

Defiende los colores del Racing Murcia. 

Dejó un regate para la historia

No podía faltar en esta lista Thomas Gravesen. Su juego no encajaba con la técnica que pedía el Real Madrid, pero la realidad es que no fue del todo malo. El temperamento es lo que más le caracterizaba.

Para el recuerdo quedará la "Gravesinha".