Mucha gente ha salido en busca de naturaleza tras las últimas restricciones

Caos en los bosques tras las nuevas restricciones: piden regular el acceso de personas en una comunidad

El cierre de bares y restaurantes, entre otras medidas, ha hecho que mucha gente huya de la ciudad en busca de naturaleza

El Consorcio Forestal de Cataluña(CFC) pide a la Generalitat, la Diputación de Barcelona y a los grupos parlamentarios que adopten medidas para regular el acceso de personas al medio natural, tras las aglomeraciones de visitantes registradas el pasado fin de semana en áreas como la montaña del Montseny, cerca de Barcelona.

En un comunicado, el CFC, que agrupa a los propietarios forestales de Cataluña, lamenta que «se fomente el consumo desmedido de naturaleza, al tiempo que se limita la gestión forestal sostenible». Por eso, ha anunciado que pedirá a los diferentes partidos políticos con representación en el Parlament de Cataluña que adopten medidas de regulación del acceso al medio natural, «y que se recupere la hoja de ruta para los usos del bosque que hace años que está parado».

La petición la hacen después de los efectos de un fin de semana en que espacios como el Parque Natural del Montseny han vuelto a registrar una «sobredimensionada afluencia de visitantes», a pesar de la llamada de las autoridades a limitar la movilidad.

Polémica desde hace tiempo

Según el Consorcio, la regulación del uso público del bosque es un debate recurrente y un problema «creciente» porque opina que las diferentes administraciones «no lo afrontan de forma decidida».

Por ello ha emplazado a los diferentes partidos a «abrir un debate sobre la política forestal» y a incluir en sus programas electorales las propuestas que hagan posible disponer de una hoja de ruta que hace tiempo que reclama, para gestionar con eficiencia un espacio que representa el 60% del territorio catalán.

La organización de silvicultores de Cataluña pide una regulación del uso social del espacio «que no atente contra los derechos de los titulares de los terrenos» y advierte que es una masificación que «afecta a la biodiversidad y abusa de la propiedad privada».

Según la asociación de silvicultores, ha habido «un incremento descontrolado de consumo de naturaleza», y pone como ejemplo este fin de semana, con cientos de vehículos ocupando espacios protegidos o con desechos abandonados en el bosque, que supone «un perjuicio directo a nivel ambiental, económico y también social».

«Esta masificación lleva a la degradación de muchos espacios singulares y al deterioro de la biodiversidad, a la pérdida de la tranquilidad que muchas especies necesitan, y a la proliferación de abusos sobre las propiedades privadas», afirma el CFC en el comunicado.

Los propietarios forestales también se quejan de que la promoción del uso del bosque «no se acompaña de una regulación apropiada» y de que tienen que asumir «los gastos de gestión y conservación de las fincas».

La entidad también considera «un contrasentido y una grave irresponsabilidad que, mientras parece que hay barra libre por el consumo desmedido de naturaleza, se da la paradoja que crecen las limitaciones y restricciones a la gestión forestal sostenible impuestas por el Departamento de Territorio, bajo el pretexto de la conservación y mejora de la biodiversidad».


Comentarios