Una medusa en el fondo del mar

Aviso por medusas gigantes en una de las playas españolas más visitadas estos días

Cada vez son más frecuentes las medusas en el Mediterráneo

Las medusas  parecen dispuestas a amargarle las vacaciones a más de uno. Esta especie marina se ha dejado ver en los últimos días en aguas de Almería, sobre todo en Roquetas de Mar. Llaman la atención sobre todo por su gran tamaño.

Los bañistas que se encontraban en estos arenales tuvieron que salir del agua asustados por su presencia. Aparecieron flotando en la orilla estas especies marinas  de grandes dimensiones y largos tentáculos, algo que no pasaba desapercibido para los presentes.

No es la primera vez que las medusas se dan cita en esta zona de la costa almeriense. El pasado mes de julio ya se avistaron en la costa de Aguadulce.

Hasta ahora, los bañistas de Roquetas de Mar habían podido disfrutar del verano con ciertas precauciones. Recomiendan no bajar nunca la guardia en estas zonas para evitar posibles encuentros con estas medusas, que aparecen cuando menos se espera.

Lo más probable es que este tipo de medusas que llegan a esta zona de Almería se traten de la especie Rhizostoma Luteum. Llegan a alcanzar una importante cantidad de peso, en torno a los 40 kilos.

Los expertos aseguran que no suelen ser comunes en la costa mediterránea, aunque se han dejado notar en varios lugares. Entre ellos los litorales de Almería, Granada y Murcia.

Los motivos por los que aparecen en estas playas

Una de estas medusas fue localizada flotando en la orilla. Sobresalía su cabeza del agua, mientras que sus largos tentáculos levitaban sobre el agua. 

Fueron muchos los curiosos que se acercaron hasta la orilla, sorprendidos por las grandes dimensiones de estos seres. Los propios bañistas que se encontraban en el arenal se encargaron de alertar al resto de vecinos de su presencia. Pretendían que nadie resultase afectado por las picaduras de la medusa.

Hay varios motivos que explican la presencia de estos animales marinos en algunos puntos de Andalucía y del Mediterráneo. Son, sobre todo, las elevadas temperaturas del agua y la ausencia de depredadores naturales.

Respecto a esto último, hay que decir que se aprecia una escasez de la población de tortugas marinas que había en estas costas. Estos animales tienen a las medusas como sus principales fuente de alimentación. Así lo confirma el colectivo Grupo Ecologista Mediterráneo.

Esta situación sufrida en Roquetas de Mar ya se experimentó a comienzos de mes en Granada. No sorprende que estos seres marinos aparezcan durante esta época del año en los arenales del Mediterráneo. Lo que sí llama la atención es el tamaño que presentan.

El biólogo marino de la Universidad de Granada, Luis Sánchez Tocino, asegura que no son peligrosas, como recoge El Ideal. Otros expertos coincidían con él en Twitter. Sin embargo, mostraron su malestar por algo que consideran innecesario.

Eran los comentarios de los usuarios en la red social que incitaban a acabar con ellas. Pese a su gran volumen, resultan inofensivas, su picadura solo provoca una pequeña irritación, similar a la de cualquier otra medusa.

Dan una serie de recomendaciones cuando nos encontremos con una de ellas. Hay que evitar tocarlas y no se deben sacar del agua.

No es común que se encuentren en la costa. Lo más probable es que se hayan visto afectadas por un cambio de sentido en las corrientes.

Esta especie de medusa avistada en Granada y Almería llega a medir hasta tres metros y pesar unos 40 kilos. Sin embargo, las localizadas en las playas de Motril alcanzaban los 7 kilos.

No se trata de algo nuevo. La primera vez que hicieron acto de presencia en las playas de Andalucía y Murcia fue en 2012. En aquel verano se llegaron a ver en torno al medio centenar, siendo estudiadas por el CSIC.