Una mujer con sombrero y unos anillos en la mano en un plano contrapicado

El bigote femenino, la nueva moda que se ha hecho viral

Joanna Kenny ha conseguido que miles de mujeres pierdan su miedo a ser diferentes

Joanna Kenny ha dado mucha visibilidad al bigote femenino, un tema muy controvertido si tenemos en cuenta la reivindicación que tiene detrás. Las redes sociales se han plagado de imágenes y comentarios aplaudiendo esta campaña, pues consideran que es muy necesaria.  

Todo lo relacionado con la belleza femenina es objeto de debate y está vez debemos hablar de una cuestión muy interesante: el vello facial. Muchas personalidades influyentes tienen interés en normalizar determinados rasgos para conseguir la igualdad de géneros.  

El vello en el bigote o en las axilas es un tema por el que se ha condenado a bastantes mujeres y algunas influencers quieren romper barreras. En las últimas semanas se ha hecho muy popular una técnica que pretende dar visibilidad a la libertad de la mujer.  

Cada vez son más las personalidades que reivindican la variedad en aspectos relacionados con la belleza normativa. Las modelos perfectas son cosa del pasado, ahora todo el mundo puede llevar ropa diferente, tener una talla distinta y en este caso dejar crecer el pelo en cualquier parte.  

El bigote femenino está siendo muy comentado en las redes sociales gracias a mujeres como Joanna Kenny, quien reivindica la libertad en lo que a estética se refiere. Lidera un movimiento llamado Body Positive que consiste en aceptar las imperfecciones y sacar partido de las mismas.  

Joanna Kenny y su campaña a favor del bigote femenino 

La influencer se ha convertido en una de las profesionales más destacadas de su profesión, pues se ha puesto al frente de campañas muy necesarias. Ha utilizado su poder mediático para luchar por la igualdad entre hombres y mujeres, pero sobre todo para intentar que todo el mundo se acepte.  

Joanna ha publicado unas fotografías que demuestran que es posible presumir de cualquier aspecto físico, incluso de algo que todos tenemos: el bigote. La joven ha teñido su vello de varios de colores muy llamativos para demostrar que no hay razón para esconder nada.  

Kenny siempre ha luchado por la libertad, así que acepta que haya mujeres que decidan eliminar los pelos de su bigote. Sin embargo, ha dado una alternativa muy curiosa a aquellas que prefieran conservar su vello porque no quieran depender de las normas establecidas.  

“Como tantas otras personas, crecí creyendo que el vello facial visible era antihigiénico, poco atractivo y masculino. Esto es algo que debemos desaprender colectivamente como sociedad”, escribe en una de sus publicaciones. 

Joanna Kenny se ha convertido en un referente gracias a su valentía 

La joven quiere dejar claro que la moda que ha creado no tiene que ser seguida por todas las mujeres, simplemente por las que no se sientan cómodas con lo normativo. Llevar bigote o no debería ser una “elección personal libre de prejuicios”, según la influencer.  

El bigote femenino se ha convertido en objeto de debate en las redes sociales gracias a la viabilidad que ha dado al asunto. Algunos colectivos aplauden la valentía de Joanna, pues se ha arriesgado a sufrir críticas que podrían ser bastante dañinas.  

Kenny cuenta con más de 80.000 seguidores en su cuenta de Instagram y la mayor parte de su público son mujeres. Todas se han puesto en contacto con ella para aplaudir la campaña a la que está dando visibilidad, pues consideran que es muy necesaria.  

No es la primera vez que la sociedad debe enfrentarse a un debate de tales características, el problema es que lo ha prendido no ha durado mucho tiempo. En 2019 la marca deportiva Nike aprovechó una de sus campañas para promocionar el vello en las axilas.  

La conocida empresa contrató a modelos atrevidas que habían decidido no seguir las normas y dar valor a otros parámetros estéticos. La polémica no tardó en dar la vuelta al mundo, pero cada vez son menos los que critican este tipo de movimientos.  

Joanna Kenny ha conseguido que todo el mundo se acepte tal y como es, aunque ha logrado algo más importante: el respeto. Gracias a ella a gente como ella la sociedad está aprendiendo a no hacer daño a otras personas por ser diferentes.