Una enfermera extrae la vacuna contra el coronavirus de Pfizer en una jeringa el lunes 14 de diciembre de 2020 en el Integris Baptist Medical Center en la ciudad de Oklahoma

Los dos cambios 'urgentes' de la vacuna de Pfizer: habrá 'un antes y un después'

La vacuna de Pfizer podrá mantenerse en la nevera durante tres meses, para ayudar a los países más afectados por el coronavirus

Ómicron  ya habita entre nosotros, eso es un hecho. Esta nueva variante del coronavirus  resulta aún más veloz y con una mayor capacidad de transmisión respecto a las otras formulaciones del virus.

Es por eso que los países del mundo temen por su situación sanitaria, que podría verse realmente afectada. El confinamiento en algunos de los territorios ha dejado de ser un secreto a voces, y muchos gobiernos se han puesto en marcha para endurecer las restricciones que anteriormente habían levantado.

Si solo es un pinchazo

La medida que, según las autoridades, puede llevarnos al sendero de la normalidad, no es otra que la vacuna contra el coronavirus. Se sigue reiterando que es muy recomendable pasar por este proceso de vacunación para evitar mayores riesgos sanitarios. Es la mejor opción ante la aparición de nuevas variantes.

 

Una inyección que puede salvar una vida. En el caso de España, la población del territorio es una de las que más personas vacunadas tiene en todo el mundo.

Renovarse o morir 

Sin embargo, el coronavirus se ha ido expandiendo, mostrando ya hasta cinco variantes que hacen aún más dificultosa su eliminación. La última es la que está amenazando en gran parte a Sudáfrica, la ómicron.

Para frenarla, las farmacéuticas ya se han puesto manos a la obra para adaptar sus dosis al comportamiento de esta nueva formulación del virus. Observan y estudian sus reacciones, para que la vacuna sea lo más efectiva posible.

Una jeringuilla con una hipotética vacuna contra el Covid-19
Las vacunas han tenido que adaptarse a las nuevas variantes del coronavirus | iStockPhoto (Teka77)

Otras variantes anteriores como Beta y Delta ya pusieron en duda la utilidad de algunas inyecciones, cosa que hace pensar que con ómicron puede suceder un episodio similar.

El motivo principal es que la nueva variante cuenta con muchas mutaciones en la proteína de pico.

Pfizer, primera en el podio

La primera aprobada en todo el mundo, no es otra que la vacuna Pfizer, que podría estar lista para su administración en un plazo máximo de cien días.

El director de esta dosis, Albert Bourla, cree que la vacunación es esencial para hacer frente al coronavirus. Una lucha en la que será necesaria una inyección anual durante los próximos años para contar con "un nivel muy alto de protección".

Vacuna para el coronavirus desarrollada por Pfizer Biontech
La vacuna de Pfizer es la primera aprobada en todo el mundo | GTRES

El Reino Unido encabeza la lista de países que apoyan este método. De hecho, ya han preparado 114 millones de dosis de refuerzo de Pfizer y Moderna, que cubrirán a la población durante los dos años siguientes.

¿Qué seria de nosotros sin la vacuna?

El CEO de Pfizer, en declaraciones a la BBC, ha asegurado que la vacuna contará con un proceso de actualización para frenar en seco la propagación de ómicron. 

Ya hicieron lo mismo con las variantes Beta y Delta, aunque finalmente no llegaron a ser del todo necesarias, ya que su efectividad nunca se redujo en exceso.

Sanitario vacunando en el brazo a una persona
La vacuna contra el coronavirus ha supuesto un alivio para la población mundial | Bernd Wüstneck / Dpa-Zentralbild

Bourla ha remarcado la importancia de la vacunación en nuestra sociedad. "Sin las vacunas, la estructura fundamental de nuestra sociedad estaría amenazada", ha afirmado.

Pfizer se ha marcado el objetivo de suministrar unas 3.000 millones de dosis para finales de año, y a largo plazo, llegar a los 4.000 millones en el próximo año.

Las dosis de Pfizer en la nevera, como si de un alimento se tratara

El problema de la distribución de vacunas a aquellos países que cuentan con unos servicios sanitarios más limitados, podría solucionarse en breve. 

Así lo ha explicado el CEO de Pfizer, que ha presentado un proyecto que puede suponer un alivio para los territorios de riesgo. Normalmente, la temperatura a la que debe mantenerse una vacuna hasta el momento de su administración es de -70ºC.

Una mujer vacunándose en el Wizink Center de Madrid (09/04/2021).
La vacuna de Pfizer podría guardarse en la nevera durante tres meses | GTRES

Aproximadamente en un mes, la compañía espera tener preparada la nueva formulación de Pfizer. Estas dosis se podrán tener durante 90 días en un "frigorífico convencional", lo que supondría una "gran diferencia" para los lugares con menos recursos.

Por otra parte, también se ha desarrollado la píldora antiviral Paxlovid. Este medicamento, en los ensayos clínicos, ha conseguido reducir las muertes y las hospitalizaciones en prácticamente un 90%.