Los reyes de España junto a sus hijas en la ceremonia de la XIV Legislatura en el Congreso de los Diputados

Los Reyes imponen cambios en su entorno a partir de ahora

La crisis sanitaria hace saltar por los aires los viejos hábitos

La crisis sanitaria del covid-19 lo cambiará todo. Hasta cosas que parecían inamovibles como las rutinas de la Casa Real  se van a ver afectadas.

Nada volverá a ser los mismo que era antes al menos hasta que aparezca la ansiada vacuna. Ni siquiera para los reyes Felipe y Letizia. Ni ellos se libran.

Una antigua institución que se adapta a los nuevos tiempos

La pandemia mundial supondrá un antes y un después en casi todos los sectores y ámbitos de la vida, De esto no se libra nadie. Ni siquiera nuestros monarcas. El día a día en la Casa Real se va a transformar de arriba a abajo. 

Felipe VI y Letizia Ortiz también han tenido que adaptarse a la nueva situación y como tantos otros españoles ponerse a teletrabajar. Toda precaución es poca.

Además de cumplir con el obligado confinamiento como el resto de ciudadanos españoles los Reyes de España sufrirán diferentes cambios en su entorno. 

Para empezar la primera afectada ha sido su agenda de actos institucionales. Ahora mismo está completamente interrumpida y no se sabe cuándo podrá retomarse. 

Menos viajar y más teletrabajar

Una de las primeras imposiciones de la crisis por coronavirus fue la necesidad de sustituir el trabajo normal por el teletrabajo.

Los reyes Felipe y Letizia has estado confinados en su residencia del Pabellón del Príncipe. Es verdad que el suyo no es un confinamiento como el de los demás, ya que el citado pabellón tiene unos 3.000 metros cuadrados.

Ambos han mantenido varias videollamadas con los representantes de diferentes organizaciones, colectivos e instituciones. También con personalidades de gran relevancia en distintos ámbitos de la sociedad española.

Su preocupación por la situación social ha sido constante. También el seguimiento de la evolución de todo lo relacionado con la crisis sanitaria.

Los Reyes de España también se encuentran sujetos a las restricciones de movilidad  actualmente vigentes.

Como le pasa a cualquiera no pueden salir a la calle con total libertad, al igual que nos ocurre al resto de ciudadanos. Por supuesto han tenido que suspenderse todos los viajes previstos, tanto nacionales como internacionales.

Hasta sus tradicionales vacaciones en la isla de Palma de Mallorca podrían no celebrarse este año. De momento no se permiten los viajes entre provincias.

La Copa del Rey de vela de este año se ha tenido que suspender, así que es seguro que Felipe no podrá participar como tiene por costumbre.