piernas de jugador de fútbol cerca de pelota en campo de césped

Un futbolista profesional, roto y arruinado: 'Aposté los ahorros de mi familia'

Este jugador llego a gastar 7 millones de euros

Cada vez son más los futbolistas que acaban arruinados. Llegan a alcanzar la gloria durante su etapa de profesionales, pero el derroche y la mala vida les acaban condenando a lo más bajo. Es el caso del jugador internacional inglés Paul Merson.

Ahora tiene 53 años y ha visto como se ha quedado sin nada. No solo ha perdido sus ahorros, también los de su familia. Las apuestas le han llevado a esta situación tan delicada.

Merson fue profesional durante casi dos décadas, militando gran parte de su carrera en el Arsenal. Con el conjunto londinense ganó dos ligas, la FA Cup, Copa de la Liga, Community Shield y la Recopa de Europa. Un palmarés envidiable que adornó con 21 internacionalidades con el combinado inglés, además de disputar un Mundial y una Eurocopa.

Sabe lo que es alcanzar el éxito. Durante su amplia vida futbolista gano varios millones de euros, que se han esfumado como por arte de magia. Estima que la pérdida podría ascender hasta los 7 millones de euros, confiesa en una entrevista a The Sun.

El juego y otras adicciones tienen la culpa de esto. La situación empeoró de manera considerable a raíz del confinamiento por la pandemia. Reconoce que "perdí todo, casas, automóviles, matrimonios, toda mi pensión y hasta el amor propio". 

Sus problemas con el juego se agravaron en el último año y medio, cuando la situación sanitaria obligaba a permanecer en casa. Durante ese periodo de tiempo Paul Merson apostó los ahorros de su familia, llegando a perderlo todo.

Ante ese fatal resultado, se le pasó por la cabeza quitarse la vida. "Solo quiero suicidarme", reconocía. Y se preguntaba: ¿cómo hiciste eso? ¿cómo pudiste quitarles los ahorros?.

No era capaz de reconocerse en ese estado. Durante la semana que perdía el dinero "miraba a mis hijos y me odiaba con todas mis fuerzas", explica. Sentía que había defraudado a los suyos y que les había arruinado para siempre.

Merson contrajo matrimonio en tres ocasiones y tiene ocho hijos. Sus problemas con las adicciones han provocado que su actual mujer, Kate, le haya restringido al máximo el gasto diario. Le reserva una cantidad de dinero muy limitada para la gasolina y compras esenciales.

Su teléfono móvil también ha sido bloqueado para que no caiga en la tentación de apostar. Trata de mantenerse lo más alejado posible de todo aquello que le ha llevado a la ruina.

Paul Merson trata de alejarse del juego

Hace unas semanas, en el programa de la BBC Football, Gambling & Me, Paul Merson se derrumbó. No pudo soportar la presión y confesó que tenía problemas con el juego, mientras rompía a llorar.

El futbolista hizo mención a una nota que escribió en uno de sus peores momentos. En ella reconocía que necesitaba "dejar de apostar. Amo a mi esposa e hijos, y estoy muy feliz con ellos".

Explicaba que cuando "estaba en Orlando con mi mujer y mis dos hijos pequeños, era lo más feliz que he estado en años. Porque no estaba jugando", añadía.

Se sentía fatal cada vez que apostaba, pero era incapaz de evitarlo. "Me odio cuando juego. Por favor, ayúdame Dios", apuntaba el exinternacional por Inglaterra.

En todo momento tenía claro que debía "devolverles el dinero a todos y conseguir una casa para mi esposa y mis hijos. Dios, ayúdame".

Merson no es el único futbolista inglés que ha reconocido sus problemas económicos y con las adicciones. También es conocido por ello otro compañero de selección como Paul Gascoigne. Compartieron vestuario en los años 90 en el combinado nacional.

En su caso, el alcohol y las drogas acabaron truncando su vida personal y profesional.