Representación virtual de un meteorito

'Un gran meteorito llegará en 2027 y provocará 1.200 millones de muertos'

Advierten de la llegada a la Tierra de un gigantesco meteorito en el año 2027

Juan José Benítez ha vendido millones de libros con Caballo de Troya y ahora regresa con Mis primos, donde recoge 250 casos acerca del fenómeno de los extraterrestres. Su libro habla de ovnis y también deja un titular inquietante. Y es que Benítez afirma que, dentro de 6 años, "un meteorito enorme provocará 1200 millones de muertos".

Para los que dicen que el coronavirus en un ensayo previo para algo terrible, Benítez afirma que "ojalá, esté equivocado. Si no lo estuviera sería la llegada de un enorme meteorito en el 2027. Es la información que yo he recibido y provocaría 1200 millones de muertos en 48 horas".

"Saco a la luz parte de la investigación que llevo haciendo desde hace 50 años"

Un libro de 700 páginas que podría ser más extenso, tal y como cuenta en una entrevista para El Mundo. "Tengo otros seis libros escritos que no han salido. He querido sacar a la luz parte de la investigación que llevo haciendo desde hace 50 años", asegura Benítez.

Representación virtual de un meteorito
Benítez considera que llegará un gran meteorito en 2027 que provocará millones de muertos | Cedida

Además, el autor de esta publicación no quiere convencer a nadie de la existencia de los ovnis. "No pienso hacerlo, de la misma manera que hace ya muchos años que no discuto ni polemizo sobre el tema. Cada ser humano tiene la libertad de creer en lo que le parezca oportuno", ha dicho.

Lo que tiene claro este periodista e investigador es que "es cuestión de información. Hay que reunir los suficientes datos para darse cuenta de que es un fenómeno real, muy antiguo y muy complejo. Son muchas civilizaciones las que nos visitan y, probablemente, es el suceso más importante de la Historia".

La relación de J. J. Benítez con el mundo de los ovnis

Preguntado por las pruebas de que hayan estado en la Tierra, Benítez lo tiene claro. "Los militares norteamericanos tienen por lo menos una nave estrellada en 1947 en Roswell (Nuevo México). Y hay más casos de naves estrelladas con sus criaturas", expone.

"Eso es una prueba física que no sale a la luz porque los militares lo consideran alto secreto. Hay muchísimas más pruebas como la palabra de los testigos, las huellas, las fotografías y los vídeos. Hay árboles y plantas quemadas cuando aterriza una nave", cuenta.

Y ni corto ni perezoso, el autor del libro afirma que ha visto "cuatro y en dos ocasiones pude hacerle fotos". De todos los casos sobre los que ha escrito, "hay algunos de hace 20 000 años en las pinturas rupestres, en las leyendas y en la mitología y también ahora en el siglo XX. El último incidente que cuento en el libro es el de un piloto militar español que tuvo un encuentro en noviembre del 79".

"Salió en una alerta y vio un objeto gigantesco en el aire al que estaban captando tres radares en España simultáneamente. Cuando regresó a la base, le entraron unas voces en el casco supuestamente procedentes de la nave y le hablaron voces de niños. Era un capitán del Ejército y un hombre muy preparado que tiene una credibilidad absoluta".

"Lo más difícil fue contemplar al ser humano muy nervioso, histérico por la situación"

Para aquellos que puedan acusarle de farsante, Benítez les manda un recado. "Son gente mal informada, evidentemente, porque si esto fuera un cuento chino, yo no me hubiera prestado ni a investigar ni a escribir. Lo que debe respetar un periodista es la verdad y todo lo demás puede ser secundario, pero la verdad es sagrada".

Imagen de varios sanitarios en el Hospital Enfermera Isabel Zendal de Madrid el 22 de febrero del 2021
J. J. Benítez habla de lo que ha provocado la pandemia en los seres humanos | Gtres

Sobre el coronavirus, el autor de Mis primos también tiene opinión. Deja caer que "tiene una información procedente de uno de los militares", en las que asevera que "los militares norteamericanos propagaron el virus".

Además, expone lo peor que nos dejó la pandemia y "lo más difícil fue contemplar al ser humano peleándose, histérico. Eso fue para mí lo más sorprendente porque en vez de conservar la calma y tratar de sobrevivir, la gente se dedicaba a tirarse sillas. A despertar viejos odios entre los alemanes y los franceses", finaliza su entrevista.

VÍDEO DEL DÍA