Fotomontaje de Juan, tenista de 10 años, y una pista de tennis

Juan, un prodigio del tenis con 10 años al que echarán de su casa en unos días

La emotiva historia de un niño colombiano que reside en Madrid y que sueña con ser Rafa Nadal

El tenis es la gran pasión de Juan Esteban, un niño de 10 años, que sueña con ser como Rafa Nadal. Sin embargo, la delicada situación económica que arrastra su familia puede llevarle a quedar sin casa en unos días.

Su historia fue dada a conocer hace unos días por Telemadrid. Este niño colombiano, residente en la capital de España, demostró desde bien pequeño sus cualidades con la raqueta. Su madre recuerda que con apenas 18 meses ya la manejaba con soltura.

Ahora, con apenas 10 años, se ha convertido en la gran esperanza para su familia. Sin embargo, parece ser que no lo tendrá nada sencillo. Para llegar a Madrid han tenido que sufrir un auténtico calvario.

Cruzaron el Atlántico en noviembre de 2019. Se les denegó el asilo político y a continuación tuvieron que enfrentarse a la pandemia. Lo que parecía una salida para la familia de Juan acabó convirtiéndose en una pesadilla.

En los últimos tiempos se han movido de residencia en varias ocasiones. Tras pasar por la 'ciudad de los refugiados' de Vallecas fueron desplazados a un albergue. Los meses del confinamiento fueron muy duros para toda la familia.

Tuvieron que estar encerrados en una habitación, en un espacio muy reducido. A continuación encontraron acomodo en una vivienda tutelada por una ONG. Sin embargo, les acabaría dejando 'tirados'.

Se encuentran en una situación muy delicada. Sin papeles y sin posibilidades de acceder a un empleo. Por lo tanto, carecen de ingresos.

Serán desahuciados en unos días de su casa

En estos momentos viven de los trabajos esporádicos que surgen y que cobran en 'negro', además de la caridad. La preocupación se ha agravado en los últimos días tras recibir una notificación en donde se les advertía de que serían desahuciados.

La familia intenta mantener a Juan al margen de todo esto. El pequeño continúa soñando con ser tenista profesional algún día, y siempre que puede coge la raqueta. Sin embargo, este deporte no es precisamente barato.

A la raqueta hay que sumarle las bolas, las zapatillas, el alquiler de pistas y otras muchas más cosas. De momento se ejercita en la calle, en casa o en el parque. Cualquier lugar es bueno para entrenar.

El tenis permanece en su cabeza las 24 horas del día. Incluso llega a organizar torneos imaginarios en los que se enfrenta a las grandes figuras de la raqueta. Reconoce que su sueño sería obtener la victoria en Wimbledon.

Ante la delicada situación que atraviesa la familia han llegado a manejar la posibilidad de regresar a su tierra. Sin embargo, quieren ser optimistas y admiten que "aún queda partido". Se quedarán en España por el pequeño Juan, para que pueda ver cumplido su sueño de ser tenista profesional.

Esta semana, el niño tendrá la oportunidad de demostrar su talento en un torneo que se celebrará en Castellón. Allí compartirá pista con jóvenes de su edad, pero también podrá olvidarse por unas horas de la grave situación familiar.

Este tipo de competiciones también cuestan dinero. Sin embargo, los padres del pequeño han conseguido la ayuda necesaria para que pueda jugar. Unos amigos le permitirán dormir en un sofá.

Será una buena prueba para que demuestre sus habilidades con su raqueta. En Castellón tendrá la oportunidad de medirse a chicos de todo el país.

Ojalá todo esto sea un mal sueño y podamos ver a Juan Esteban alcanzando la victoria en algún torneo como Wimbledon o Roland Garros. Cuenta con el respaldo de su familia, que lo ve como una salvación para superar sus problemas financieros.

Y ganas de triunfar tampoco le faltan. Lo demuestra a diario con su obsesión por este deporte.