Isaac, joven asesinado en Madrid

La madre de Isaac no halla consuelo tras la muerte de su hijo: 'Siento tanto dolor'

El Ayuntamiento de Madrid se hará cargo de los costes del funeral de Isaac

La muerte de Isaac López Tirado, apuñalado hasta la muerte en un túnel de Madrid, ha dejado a su madre destrozada. La mujer ya solo pide "que se haga justicia", pero admite que "siente tanto dolor que no tiene sitio para la rabia". En declaraciones a RTVE, insiste en que "no es justo lo que ha ocurrido". 

'Little Kinki' era el apodo por el que se conocía musicalmente a Isaac. El rapero "no tenía nada que temer, era un buen niño", tal como ha explicado su madre. Él "hacía su música, tenía muchísimos amigos, está dodo el mundo apoyándolo muchísimo por las redes", explica la mujer. 

Los amigos de Isaac también están muy afectados y estos días han organizado varios homenajes para recordarle. "¿Qué explicación hay para que maten a un niño de 18 años? ¿Qué explicación hay? ¿Hay alguna?", se pregunta la madre del joven una vez más. 

Uno los amigos de Isaac ha explicado que fue la última persona en llamarle y hablar con él. Habían quedado para grabar una canción juntos posteriormente, aunque ya no pudieron llevar sus planes a cabo.

Isaac estaba hablando con un amigo cuando ocurrió el suceso

De hecho, su testimonio podría llegar a ser vital para encontrar a sus agresores, ya que escuchó parte de la paliza que le dieron. "Escuché gritos y después silencio", explica el joven en Ya es mediodía.

El joven explica que "él [Isaac] salió de casa y, de repente, como a los dos minutos o así, me dijo «me están persiguiendo»". Su amigo le incitó a que saliese corriendo de allí y se dirigiese hacia el metro. Pero cuando Isaac llegó al puente, su amigo escuchó a través de teléfono "¡Ay, ay, ay!". 

De repente, Isaac se dejó escuchar a través del móvil: "dejadme en paz ya, ¿no?". Después de eso, su amigo dejó de escucharle y no supo de él hasta que se enteró de lo que había pasado. 

Actualmente, las autoridades siguen investigando qué pasó exactamente en ese túnel y quiénes fueron los responsables. De momento no ha habido detenciones, pero sí que se ha podido descartar una de las primeras hipótesis que se barajó: la del robo. 

Isaac fue hallado junto a todas sus pertenencias, por lo que los agresores no querían llevarse nada. A partir de ahí, todas las hipótesis siguen abiertas. Una de las vías que la Policía está investigando es si Isaac pudo haber tenido problemas con alguna banda. 

Su familia niega que tuviese relación con ningún tipo de bandas y así lo han explicado en los medios de comunicación. "Era una persona muy buena y no se metía con nadie", explicaba su madre. 

Aun así, los agentes ya han hablado con personas del entorno del joven para averiguar en qué ambientes se movía. Investigan si quizás podría haber tenido alguna deuda o un problema con una o varias personas. 

Los amigos del joven, por su parte, defienden que la agresión fue un delito de odio porque él sufría el síndrome de Asperger. Creen que los agresores podrían haberle tenido manía y simplemente tomarla con él por eso. Aun así, Isaac padecía un síndrome leve y no tenía ningún tipo de esquizofrenia. 

Lo que más ayudará a la Policía a dar con los agresores son las cámaras que hay dentro del túnel y que ya están analizando. Según algunas informaciones, las cámaras podrían haber captado toda la agresión. 

A falta de poder cerrar este negro capítulo de sus vidas, la familia y amigos de Isaac se despedirá de él en los próximos días. Está previsto que sea incinerado en el cementerio de La Almudena, de Madrid.