Montaje con foto del joven fallecido Víctor Martínez

Muere a los 18 años Víctor, el joven español que acababa de cumplir su sueño

Iba a empezar sus estudios de Medicina, pero una dolencia cerebral se lo ha llevado antes de tiempo

Víctor soñaba con ser médico y acababa de dar el primer paso para cumplirlo. Este joven gallego, que cumplió 18 años el pasado mes de agosto, se había matriculado para estudiar Medicina en la Universidad de Barcelona. Pero una grave dolencia cerebral ha acabado con su vida antes de tiempo, y murió el pasado sábado 13 de noviembre. 

“Entró en coma y ya no hubo nada que hacer, intentaron operarlo de urgencia pero no hubo solución”, lamenta su padre José Manuel. Víctor Martínez Mira, un joven gallego que soñaba con ser médico, ha muerto cuando iba a empezar los estudios de Medicina. Fue enterrado ayer, acompañado por sus seres queridos.

Su vocación desde pequeño era ser médico y llevaba tiempo preparándose para ese reto. Por fin había conseguido matricularse para los estudios, pero ha muerto víctima de una dolencia cerebral. Le habían operado con éxito, pero no ha podido superar las secuelas.

Un estudiante ejemplar

Víctor Martínez Mira era natural de Coristanco (La Coruña). Estudió en el colegio coruñés Eirís, donde demostró ser un alumno ejemplar. “Era un gran estudiante, muy serio, disciplinado, constante, muy educado, siempre sacaba dieces”, cuenta su padre en La Voz de Galicia. Lo hacía emocionado, justo después de conocer la muerte de su hijo. 

Foto del personaje
Víctor Martínez era aficionado al patinaje artístico y la hípica | Cedida

El joven fallecido, de pelo rubio, ojos claros y siempre con una gran sonrisa, se matriculó en Medicina en la Universidad de Barcelona. Estaba lleno de ilusión por empezar las clases en septiembre, cuando de repente le diagnosticaron una afección cerebral. Los médicos fueron claros, había que operarle de urgencia para salvarle la vida.

La operación entrañaba un gran riesgo para su vida, pero era la única alternativa viable. La operación fue un éxito, y parecía que se estaba recuperando poco a poco. El chico, junto con su familia, albergaba la esperanza de retomar sus estudios muy pronto. 

Aficionado al patinaje y la hípica

Víctor compaginaba la vocación médica con sus otras dos pasiones, el patinaje artístico y la hípica. De hecho, solía visitar con frecuencia el centro hípico Casas Novas, en Arteixo. Los que lo conocían lo describen como un joven muy activo, volcado en sus aficiones.

Foto del fallecido
Foto del ascenso de categoría de Víctor en el patinaje artístico | Cedida

Sin embargo, el destino le jugó una mala pasada y sufrió una inesperada complicación de su dolencia. Murió a primera hora del pasado sábado, acompañado por sus allegados. Era el mediano de tres hermanos, junto con Alejandro, de 21 años, y Martín, de 13.

Víctor era hijo de una familia muy conocida en Coristanco y en el resto de la Costa da Morte. Sus padres, José Manuel Martínez Pena y Mercedes Mira Pardiñas, llevaban el grupo de empresas Construcciones Alejandro Martínez e Hijos, Gesmaga y Contenedores Maracaná. Las compañías que desarrollan su actividad en la provincia de La Coruña.

Un patinador muy talentoso

Contenedores Maracaná es una de las empresas más importantes de gestión de transporte de residuos en Galicia. La inesperada noticia de la muerte de Víctor cayó como un mazazo en todos los que le conocían. Ayer fue enterrado en la iglesia y el cementerio de San Paio, después de que su cuerpo fuera velado en el tanatorio de Santa Marta de Coristanco.

Por el camino quedan los sueños de este joven que quería triunfar en el patinaje y en la medicina. Ascendió a la primera categoría de esta disciplina deportiva en 2014, cuando era solo un niño. En las fotos y en los vídeos se ve a un chico talentoso y lleno de ilusión, cuya carrera se ha visto rota por una grave enfermedad.

VÍDEO DEL DÍA