Un agricultor sobre un fondo de frutas en un mercado

Ola de solidaridad con un agricultor desesperado: 'no quiero dar pena, solo necesito ayuda'

'No quiero dar pena, solo necesito ayuda', explica Nauzet Méndez

Es la historia de Nauzet Méndez, un agricultor canario de Agüimes, que vive y trabaja en Ingenio.

El trabajador se enfrentó a una de las situaciones más complicadas de su vida. Un grave problema al encontrarse con una producción de manga que necesitaba vender. Desde un primer momento no veía la luz y le parecía casi imposible venderla toda.

Tras largas jornadas de reflexión, el agricultor buscó una solución a su problema. En ese mismo momento publicó un vídeo en redes sociales en el que explicaba que había contactado con mayoristas, “pero salía más barato traerlo de fuera”.

Así mismo, durante esos minutos que ahora han dado la vuelta al país, explicaba que la fruta estaba cayendo al suelo y se iba a perder. “No quiero dar pena, solo necesito ayuda”, comentaba en redes sociales.

No se lo pensó dos veces y publicó el vídeo en redes sociales. Lo cierto es que la respuesta por parte de los usuarios fue masiva. En solo dos horas vendió 6.000 kilos de manga.

La venta se produjo en su frutería ubicada en la calle Juliano Bonny Gómez, en Ingenio, “Nos han desbordado”, publicó Nauzet en su red social de Facebook.

“Tuve que pedir ayuda, apoyo, porque la cantidad que me pagaban los mayoristas era muy poco, sin cubrir los gastos fijos y de producción. Era muy inferior al precio que he puesto al público. Si no lo vendo, pierdo la cosecha. Por eso hice la oferta con el precio de 1,69 euros por cada kilo de manga. En otros sitios, el kilo te lo encuentras entre 2,5 y 4,20 euros. Estoy muy sorprendido y agradecido por la respuesta de la gente”. Esas eran las palabras que tuvo el propio agricultor para el medio La Provincia.

Para sorpresa del canario, su tienda estaba repleta. La abrió media hora antes, a las 07:30 horas, al ver que había personas haciendo cola.

Lamentablemente, el caso de Nauzet no es el único ejemplo de un agricultor canario que recurre a las redes sociales para vender sus productos. Tampoco ha pasado desapercibido.

En este sentido, otros profesionales del sector como es el caso de Sergio Rodríguez, de Tenerife, pedía ayuda para no tirar 8.000 kilos de sandía.

Este último después del llamamiento también él logró vender toda la fruta gracias a una respuesta masiva de sus vecinos.

La situación en la agricultura canaria

Actualmente, la isla canaria se mantiene al margen de las movilizaciones del campo español. Continuas protestas generalizadas son las que se han ido sucediendo entre finales de enero y principios de febrero.

Estas concentraciones tuvieron lugar especialmente en Extremadura, donde se llegaron a producir cargas policiales; en Andalucía, con cortes de carreteras o quema de neumáticos. Y también en Castilla y León, con más de 7.000 trabajadores movilizados.

Por otro lado, según Rafael Hernández, de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) en las Islas, una de las organizaciones que ha coordinado las movilizaciones conjuntamente con la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) y la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), dice que “esto tiene sus tiempos, sus estrategias, sus pautas” y, de ser necesario, asegura que en el Archipiélago también se incitará a salir a la calle.

“El año pasado la venta agraria cayó un 8,6% y, en el caso de la renta, en el sector primario es el 60% de la media de los sectores productivos. Es algo insostenible”, explica el presidente de COAG en el Archipiélago.

De esta manera, una serie de factores comunes ha ido incrementando esta situación hasta propiciar una situación límite que ha provocado la salida del campo de mucha gente.