Imatge d'arxiu d'uns professionals sanitaris de l'Hospital Clínic de Barcelona

La mala noticia que ha recibido la sanidad española

Fracasa un estudio catalán en el que estaban depositadas muchas esperanzas

La hidroxicloroquina no previene el coronavirus. El estudio del infectólogo catalán Oriol Mitjà con este compuesto ha fracasado.

Se pretendía demostrar que se podía realizar una profilaxis de preexposición al virus. Desgraciadamente no se ha logrado reducir el riesgo de contagio entre las personas participantes en el estudio.

Habrá que seguir buscando

No ha podido ser. El antipalúdico hidroxicloroquina que utilizaron en el ensayo no logra que las personas expuestas a la enfermedad no contraigan la enfermedad. Tampoco es eficaz como tratamiento en los pacientes que ya la tienen.

Así lo admitió el propio Oriol Mitjà en unas jornadas sobre enfermedades emergentes que se celebraron el pasado 9 de junio en Barcelona. 

En declaraciones a la revista "Science" dijo: «No se ha observado una diferencia significativa en el porcentaje de personas que desarrolló la enfermedad entre ambos grupos (los que tomaban el tratamiento y los que no).»

La investigación quiso averiguar la eficacia de dos fármacos distintos en diferentes grupos de pacientes. 

Por un lado el antiviral darunavir que se administró a 199 infectados por Covid-19 con la idea de comprobar si era capaz de reducir la carga viral.

Por otro la hidroxicloroquina que se le daría a casi 3.000 contactos para demostrar su función protectora en pacientes que aún no habían sido contagiados.

El darunavir quedó descartado muy rápidamente. Las pruebas demostraron que no era eficaz. Más esperanzas había en el segundo fármaco que fue en el que se concentraron todos los esfuerzos. Esperanzas infundadas, porque finalmente la hidroxicloroquina tampoco funciona.

El presidente de la Generalitat Joaquim Torra nombró a Mitjà asesor del Govern en la crisis al comienzo de la pandemia.

Trump la puso de moda y la OMS la rechazó

La hidroxicloroquina se hizo famosa después de que el presidente de los Estados Unidos Donald Trump dijera que la había tomado para protegerse del covid-19.

Sin embargo la Organización Mundial de la Salud ordenó suspender temporalmente y por precaución un gran estudio que había en marcha basado en este fármaco.

Una investigación publicada días antes sobre una muestra de casi 100.000 pacientes afirmaba que tenía efectos perjudiciales como mayor riesgo de muerte y complicaciones cardiacas.

Este informe llevó a las autoridades sanitarias europeas a congelar el uso de esta sustancia.

Ahora el ensayo de Mitjà supone otro golpe a aquellos que creían que en la hidroxicloroquina estaba la solución a la pandemia del coronavirus.


Comentarios