Xavi y Puyol estuvieron enfrentando por una chica

Xavi no quiere ver a Puyol en su nuevo Barça: le quiso quitar la novia

La relación de Xavi con el que fuera su compañero es inexistente

Xavi Hernández es uno de los nombres que ha sonado con más fuerza en las últimas semanas para ocupar el banquillo del Barça. Los malos resultados y la mala imagen dada por el conjunto de Koeman han llevado al presidente de la entidad a sondear varios entrenadores.

Entre ellos se encuentra el exjugador de la selección española, que estaría encantado de asumir este reto. Después de varios años en Catar se siente con fuerzas para reflotar una nave que se está yendo a pique.

Y para acompañar a Xavi en este nuevo proyecto se había barajado la posibilidad de que le acompañara algún antiguo compañero. Entre ellos Carles Puyol, que desempeñaría una labor de intermediario entre el vestuario y la presidencia. Desde su retirada del fútbol, el defensa ha estado desvinculado de la entidad azulgrana.

La afición culé vería con buenos ojos este movimiento, pero alguno de los protagonistas parece más reacio a ello. Al parecer, la relación entre ambos futbolistas es mala desde hace tiempo.

La web futbolprimera.es desvelaba hace años que el origen del problema es por un "lío de faldas". Este portal aseguraba que "todo ocurrió durante la temporada 2011/2012", la última de Guardiola en el banquillo catalán.

En aquella época Puyol ponía el punto y final a su relación con la modelo Malena Costa. Xavi hacía lo propio con la pareja que tenía en aquel momento. Sin embargo, el centrocampista volvía a enamorarse al poco tiempo de otra chica.

Se trataba de Núria Cunillera, su actual esposa. Iniciaba con ella un noviazgo que acabaría en matrimonio con el paso de los años.

Sin embargo, en esos comienzos, el volante catalán se encontró con el enemigo en casa. Su compañero de equipo y selección también empezó a tantear a Núria, algo que al de Terrassa no le gustó nada. "Empezó a ir detrás de ella, a tirarle la caña", señalan.

Al enterarse de lo ocurrido hubo algo más que palabras en el vestuario del Barça. Este portal deportivo asegura que "llegaron incluso a las manos, siendo separados por Cesc Fàbregas". Trataron de mantener este conflicto en secreto, pero en el entorno del club eran conocedores de este hecho.

Durante un tiempo siguieron compartiendo éxitos y títulos con el Barcelona, llevando al club a lo más alto. Los problemas personales entre ellos no llegaron al terreno de juego. Durante su etapa con la camiseta culé trataron de dar la mejor versión, sin influirles este distanciamiento.

A raíz de aquel episodio, en donde llegaron a enzarzarse delante de sus compañeros, todo cambió en el equipo y en su relación. "Desde entonces apenas se dirigen la palabra, dejando un vestuario más que roto".

Aquello también afectaría al entrenador. En aquel momento era Pep Guardiola el encargado de liderar el proyecto desde el banquillo. Sufrió una etapa de mucho desgaste, en donde consiguió poner el listón muy alto.

Consiguió con su club del alma todos los títulos posibles, pero la relación con los futbolistas también se fue deteriorando. Después de tanto tiempo juntos, el técnico entendía que lo mejor era separar sus caminos "para no hacerse daño".

Esta web añade que el distanciamiento entre dos de los principales líderes del vestuario fue uno de los motivos de su marcha. 

Xavi y Puyol tomaron caminos distintos

Se da la circunstancia de que Puyol fue en su día uno de los grandes ausentes en la boda de Xavi y Núria.

Desde que se marcharan del Barcelona cada uno tomó caminos distintos. El de Terrassa tenía claro que lo suyo eran los banquillos, y se decantó por probar fortuna en Catar. Allí ha cosechado muchos éxitos, pero su gran ilusión es recalar en el Camp Nou.

Puyi, por su parte, tuvo que retirarse a consecuencia de las lesiones. Después del fútbol trató de centrarse en su familia y también realizó labores de embajador de la Liga.