Pedro Sánchez, con gesto preocupado en una rueda de prensa.

La promesa que Pedro Sánchez no podrá cumplir: nueva fecha del fin de la pandemia

Pedro Sánchez había asegurado que en agosto se alcanzaría la inmunización del 70% de la población, pero no será posible

La promesa de Pedro Sánchez de conseguir la inmunidad de rebaño para agosto se retrasa. Además lo hace tres meses. Y todo ello pese al buen ritmo en el proceso de vacunación.

Está previsto que esta semana se logren los 25 millones de inmunizados, es decir, personas con las dos dosis de la vacuna de coronavirus. Es algo de lo que viene presumiendo desde hace tiempo el Ejecutivo.

Pedro Sánchez auguró el 6 de abril que en la semana del 3 de mayo habría cinco millones de españoles inmunizados. También vaticinó que en la semana del 1 de junio se llegarán a los diez millones. Previsiones que se cumplieron.

Sin embargo, el número de vacunados que se pronosticó para junio no cumplió con las expectativas fijadas en un principio. Un retraso en la entrega de las dosis por parte de las farmacéuticas impidió que se respetarán los plazos previstos.

Al término de esta semana debía alcanzarse uno de los objetivos más buscados por el Gobierno. Contar con el 70% de la población vacunada con las dos dosis. Esto afectaría, por lo tanto, a 33 millones de personas.

Este porcentaje permitiría entonces la inmunidad del grupo. Sin embargo, esta cifra parece lejana de alcanzar.

Los cálculos de Pedro Sánchez no se cumplen 

Desde el Ministerio de Sanidad se encargan de rebajar el optimismo. Saben que resulta prácticamente imposible alcanzar la deseada inmunidad del rebaño a mediados de agosto. Era algo que Pedro Sánchez había pronosticado sin mucho acierto.

El departamento que dirige Fernando Simón, señalaba que la inmunidad de la población se alcanzaría con el 70% de vacunados. Sin embargo, esas cifras se quedan ahora un tanto desfasadas.

Los expertos estiman que ahora es preciso llegar al 85% de la población con las dos dosis. Esto es debido, sobre todo, a la aparición de nuevas variantes del virus. Por lo tanto el final de la pandemia tendrá que esperar unos meses más.

En principio, según las estimaciones que se realizan desde Sanidad, este porcentaje no se alcanzará como mínimo hasta noviembre. Una fecha que supere con creces las previsiones fijadas inicialmente por el Gobierno.

No será hasta bien entrado el otoño cuando se tenga vacunado al 85% de los españoles. Ponen como justificación la irrupción de la variante Delta, mucho más contagiosa que las anteriores.

Tampoco se olvidan de la aparición de la variante Delta Plus, mucho más agresiva que la anterior. Al extenderse con más facilidad y provocar más daños ha generado un retraso en el calendario.

El pasado sábado el presidente del Gobierno se comprometió a "que 1 de cada 2 españoles tenga la pauta completa la semana que viene". A ello le añadió que el 70% del país esté vacunado "antes de que termine el año".

Sin embargo, este último dato no pasó desapercibido para los presentes durante la comparecencia de Sánchez. La previsión de abril es que esta cifra se alcanzara en agosto.

Este baile de cifras generó un gran revuelo, lo que provocó la intervención de los miembros de prensa de Ferraz. Lo atribuyeron a un error del presidente del Ejecutivo.

En el Ministerio se analiza la situación de Israel con la inmunidad. En marzo batieron todos los registros al tener a un 60% de la población con una dosis. Sin embargo, han pasado de poner 230 000 dosis al día a menos de 5000.

Por su parte, el grupo con la pauta completa se eleva hasta el 66%. En cualquier caso, han visto como se disparaban los casos diarios de COVID-19 tras la llegada de nuevas cepas. Además, tras 15 días sin fallecimientos, en la última semana se han contabilizado ocho.