Una mujer paseando en Madrid con la mascarilla puesta.

Quinta ola en España: 8 comunidades, a un paso del estado de alarma

La quinta ola ya es una realidad después de que se dispararan los contagios entre la población más joven

La temida quinta ola ya es una realidad. La alta presión hospitalaria ha puesto en alerta a las comunidades autónomas, que no dudarán en plantear al Gobierno un nuevo estado de alarma.

En esta lucha contra el coronavirus, muchas de ellas tienen previsto solicitar al Ejecutivo que se replantee algunas medidas. Entre ellas, la obligatoriedad de las mascarillas en exteriores o el toque de queda.

Los positivos por COVID-19 se han disparado sobre todo en zonas turísticas. Sobre todo en aquellos lugares que han visto multiplicada su población en las últimas semanas.

Es el caso de Cataluña, que en las últimas horas ha registrado 11 fallecimientos por coronavirus. Esto eleva el número de muertes hasta los 22 318 desde el comienzo de la pandemia. 

También se evidencia un importante incremento en el número de hospitalizados y de ingresados en las UCI. Y todo ello pese al elevado ritmo de vacunación en algunos puntos del país.

En vista de estos números, la directora del CatSalud, Gemma Craywinckel, sospecha que en cuestión de días las UCI pueden verse desbordadas. Admite que han reaccionado tarde a la quinta ola y que a finales de julio el número de pacientes críticos se elevaría a 500.

La quinta ola es una realidad, a finales de julio alcanzará su pico

La previsión del Gobierno catalán es que a finales de este mes se llegue a un nuevo pico de la pandemia. En declaraciones a RAC1, Craywinckel se muestra pesimista. En gran medida debido a la situación del sistema sanitario.

Muchos de los profesionales se encuentran de vacaciones, y los que hay en los hospitales no pueden soportar la presión asistencial. Explica que "400 pacientes covid en UCI tienen la misma implicación que 600 en otro momento".

El País Vasco es otro de los puntos del país castigado por la pandemia. Por cuarto día consecutivo contabiliza más de mil contagios y la tasa de positividad se dispara hasta el 11,4%. Se trata del porcentaje más alto desde hace un año.

En las últimas horas se notificaron 1011 positivos, que suponen 166 menos que los contabilizados el viernes. Sin embargo, este dato resulta un tanto engañoso. Esa caída esta provocada por el menor número de pruebas realizadas durante el fin de semana por el departamento de salud vasco.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, pide al Gobierno que actúe con celeridad. Entre otras cosas solicita a Pedro Sánchez que reconsidere el uso obligatorio de las mascarillas en exteriores. Tampoco descarta otras medidas en vista del aumento de casos y de la elevada tensión de las UCI.

Solicita a la población que evite las reuniones en playas y parques en horario nocturno. La sospecha es que en estos encuentros sociales es donde se producen los contagios.

Urkullu admite que no le dolerían prendas si hubiera que declarar otro estado de alarma. Reconoce que hay una serie de datos que "nos da cierta esperanza". Como son "la ocupación de camas UCI, no fallecimientos y el índice de reproductividad".

En una entrevista en el diario DEIA demanda el empleo de nuevo de los cubrebocas hasta que la población esté vacunada globalmente.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, también muestra su preocupación por las cifras de las últimas semanas. Ha visto como en 15 días aumentaban el número de ingresados en los hospitales en 200 personas.

En cualquier caso, pese a la subida de las hospitalizaciones, destaca que las vacunas están sirviendo de gran ayuda. La inmunización de una parte de la población está permitiendo que "estemos lejos del pico máximo de la pandemia".

Otras comunidades que han mostrado su preocupación por la quinta ola son Cantabria, Galicia, Baleares y Castilla y León.