El método simple y barato que aumenta la supervivencia en las UCI

Estudios científicos demuestran que los pacientes puestos en esa posición tienen dos veces más posibilidades de salir adelante

Sanitarios con un paciente durante la pandemia del Coronavirus en España

El notable descenso de contagios y fallecidos por Coronavirus en España ha marcado la entrada en una nueva fase de la lucha contra la pandemia, que deja atrás la saturación de los hospitales mientras se van levantando las restricciones de la cuarentena. Sin embargo, aún siguen entrando enfermos en las UCI con altas probabilidades de morir.

El lunes, sin ir más lejos, entraron quince personas de las cuales, según las estadísticas, morirán tres, y que se suman a las decenas de enfermos de Covid-19 que aún siguen en curas intensivas. Mientras los médicos intentan encontrar el mejor remedio para ellos, el The New York Times informa de un viejo método, simple y barato, para mejorar su pronóstico.

Normalmente se coloca a los pacientes respiratorios tumbados sobre su espalda porque hace más fácil su manejo por parte de médicos y enfermeros, y permite al enfermo observar el entorno si están despiertos. Pero ahora han descubierto que los enfermos con distrés resìratorio pueden respirar mejor si se ponen en otra posición.

Se trata de la posición llamada decúbito prono, es decir, poner al paciente tumbado sobre su estómago, boca abajo y con la cabeza ladeada. Según los principios más básicos de la fisiología y la gravedad, apoyarse en el estómago abre las vías aéreas de los pulmones que están obstruidas por el fluido y la inflamación causados por el Covid-19.

Y es que cuando se tumban sobre su espalda, el corazón se asienta sobre los pulmones y los oprime aún más, y en cambio cuando se asientan sobre su estómago la parte de atrás de los pulmones se empieza a abrir.

De hecho, el pronado es una técnica que ya se utilizaba en enfermos respiratorios, aunque no es una práctica muy habitual en las UCI ya que dar la vuelta a pacientes sedados es una práctica muy laboriosa, en la que deben participar hasta ocho enfermeros y donde hay que ser muy cuidadoso para no remover los aparatos que rodean al enfermo.

Ahora se está haciendo con más pacientes porque a pesar de su gravedad mucho no requieren de sedación ni respirador, y también se prueba esta posición en enfermos en planta porque favorece su recuperación. Las pruebas hechas hasta ahora demuestra que poner un enfermo con distrés respiratorio en esta posición varias veces al día aumenta sus posibilidades de supervivencia.

Pero esta no es una técnica novedosa y ya se viene practicando desde hace años en este tipo de pacientes. En 2013, un estudio publicado en una revista científica demostró que los enfermos que pasaban 16 horas en esta posición tenían dos veces más posibilidades de sobrevivir que los que estaban colocados sobre su espalda todo el día.

Y es que al parecer, la posición decúbito prono no solo mejora el funcionamiento del aparato respiratorio de la persona sino que alivia su función cardiovascular, de modo que ponerles en esa posición reduce el riesgo de paradas cardiorrespiratorias. A pesar de todas esas ventajas, antes de la pandemia sólo se practicaba con el 15% de los pacientes intubados.


Comentarios

envía el comentario