¿Se transmite el coronavirus por el aire? Los científicos responden

El aire podría ser un medio de transmisión del COVID-19

València
El aire podría ser un transmisor del virus | Twitter

La forma de contagio del COVID-19 no está libre de polémicas. Algunos científicos aseguran que el virus podría transmitirse también por el aire.

Cada día se conoce un poco más sobre el coronavirus que ha afectado al mundo entero. Son muchos los científicos que están estudiando el COVID-19 para que la sociedad pueda estar lo mejor preparada ante él.

Alrededor de este virus se han formado dos vertientes. La que defiende que el virus se transmite por contacto directo y, por otro lado, quienes apoyan que el aire puede ser también una vía de transmisión de la enfermedad.

Esta última teoría es poco probable, pero es posible. «Se acumula la evidencia de que hay contagio por aerosoles y de que los asintomáticos (un tercio de los casos, según el estudio de seroprevalencia español) transmiten la infección», afirma Miguel Hernán, catedrático de epidemiología en la Universidad de Harvard y asesor del Gobierno español. Tendría que extremarse todavía más la precaución en  los contactos, sobre todo con personas mayores y vulnerables, añade.

Las personas generan miles de partículas que podrían contagiar

En caso de estornudar, toser o gritar, las partículas que emana un individuo son miles. «Las más gordas caen al suelo como si fueran arena», explica José Luis Jiménez, experto en aerosoles de la Universidad de Colorado (EE UU), «pero las partículas más pequeñas se quedan en el aire y las puedes respirar, son del tamaño de los aerosoles que se inhalan para el asma y pueden llegar directamente a los pulmones, lo que podría hacerlas más peligrosas».

Es muy difícil saber a ciencia cierta qué dosis de estas gotitas, más finas que un cabello, es necesaria para contagiar. Por eso son determinantes otros factores como la exposición y la ventilación.

Los contagios en el interior son 19 veces más probables que al aire libre. Por eso, siempre que las actividades lo permitan debería trasladarse al exterior. Además, una buena ventilación ayuda a que las gotas esparcidas desaparezcan más rápido.

Prueba de ello sería el ensayo de un coro en EE UU a comienzos de marzo. Se tomaron todas las precauciones higiénicas y de distancia, sin saludos ni abrazos. Pero se contagió el 87% del grupo, y dos murieron, después de dos horas y media cantando en un recinto cerrado.

Si finalmente el aire es o no un medio de transmisión del virus habrá que esperar para saberlo a ciencia cierta. Lo que sí es seguro es que la mascarilla y el distanciamiento social están ayudando a combatir los contagios.


Comentarios

envía el comentario