Una araña reclusa parda venenosa

Un turista pierde 2 dedos de una mano por la picada de una araña en España

Un joven británico que veraneaba en Ibiza ha sido atacado por una araña y ahora debe someterse a una cirugía para amputarle los dedos afectados.

Un turista de 19 años ha perdido dos dedos y parte de otro este verano en Ibiza. El joven que veraneaba en la isla fue picado por una araña y ahora deben amputarle las falanges afectadas. 

El suceso tuvo lugar mientras disfrutaba de la puesta de sol en el balneario de San Antonio. El varón aseguró que no fue consciente del momento en el que la araña le mordió. 

"Me senté en unos escalones y sentí algo y me picó pero no pensé nada en eso", relató para el medio local Diario de Ibiza.

El británico se alarmó cuando a media noche se despertó a causa de las molestias en su mano. En palabras del joven, "me desperté a las 5 de la mañana siguiente porque mi mano estaba ardiendo y estaba hinchada". 

Acto seguido, el turista acudió a un centro médico de la ciudad donde le pusieron una inyección. Allí se quedaron perplejos ante el suceso. El equipo médico que le atendió aseguró no haber visto nunca algo parecido, según confesó el joven. 

Sin embargo, la medicación intravenosa que le suministraron no fue suficiente para frenar los síntomas. El turista británico fue trasladado al Hospital Can Misses de Ibiza. 

En el complejo sanitario le practicaron pruebas y le pusieron suero. Se pretendía con ello conocer el motivo por el cual la mano del joven estaba hinchada y adquiría tonalidades violetas.

"Comencé a entrar en pánico porque mis manos se estaban volviendo cada vez más moradas", reconoció. 

La sanidad española estudió el caso de la picadura de araña al turista británico

Tras estudiar el fenómeno, los médicos concluyeron en el diagnóstico que se trataba de la picadura de una araña. Durante dos semanas el galés estuvo sometido a pruebas médicas en España.

Según los expertos, se trata de un arácnido de la familia reclusa parda venenosa. La ponzoña de este insecto puede ocasionar necrosis, gangrena e incluso, la muerte del afectado. 

De vuelta a su país de origen, el chico al que le picó la araña en Ibiza tendrá que ser intervenido quirúrgicamente. En principio, se le extirparán dos dedos y parte de otra falange de su mano derecha, en un centro médico de Gales. 

A pesar de ello, el turista de 19 años asume que su caso ha sido un hecho aislado. "Millones de personas van al mismo lugar todos los años para ver la puesta de sol y nunca les pasó nada antes que yo". 

Otra joven hospitalizada por una mordida de araña

Una chica de 18 años, Abby Tannetta, también fue hospitalizada e intervenida, después de que le mordiera un arácnido en Cardigan Bay Holiday Park (Reino Unido). 

En el momento del suceso, la joven de Gales estaba celebrando con una amiga que había acabado la universidad. Era junio y se encontraba en la caravana de sus padres cuando una araña apodada como viuda falsa le mordió.

La joven británica confesó que estaba durmiendo cuando ocurrió. Se despertó porque sintió un fuerte dolor en el brazo y vio al insecto. 

La galesa ingirió antihistamínicos para combatir los síntomas. Pero el dolor cada vez era más fuerte. Acudió al médico donde le propusieron ser intervenida cuanto antes.

La picadura podría haberse convertido en sepsis con el paso del tiempo. "No tenía otra opción. Estaba hirviendo, sudando, temblando y deshidratado. No podía respirar", confesó Tannetta. 

En su caso, la operación fue un éxito. La joven de 18 años no perdió ninguna extremidad. El equipo de cirujanos pusieron anestesia general, drenaron el área infectada y extirparon el bulto. 

Las semanas posteriores a la cirugía, fue atendida por una enfermera a diario. "Era una herida muy profunda, tenía unos cuatro centímetros de profundidad", señaló.

Tannetta investigó su caso. Concluyó que no era la única persona de Gales a la que le había mordido una araña de esta especie en aquella zona. "La gente siempre dice que las arañas no te harán daño, pero no crees que te va a pasar algo hasta que te sucede", sentenció. 

En cambio, el joven de 19 años no corrió la misma suerte. Tampoco se encontraba en Reino Unido cuando la araña le mordió. El chico estaba en una playa española cuando fue atacado por un arácnido.