Un sanitari treballant amb el coronavirus

El último descubrimiento del coronavirus que puede hacer menos necesaria la vacuna

Diferentes equipos de investigadores aseguran que aún estamos lejos para llegar al mínimo de población con anticuerpos

Dos investigaciones que se han dado a conocer en los últimos días han dejado un poco más claro cual puede ser el futuro del virus que tiene a todo el mundo paralizado. Según parece, la inmunidad de grupo que podría permitir frenar la Covid-19 no se alcanzará hasta que no se haya infectado, al menos, el 60% de la población

Las investigaciones, realizadas por profesores de la Universidad de Estocolmo y la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool (LSTM), aseguran que la situación mundial para llegar a la inmunidad de grupo se encuentra muy por debajo por el mínimo al que se debe de llegar. 

Esta información llega después que se hayan conocido los resultados del estudio de seroprevalencia en España: solo el 5% de la población del país tiene anticuerpos en su sistema inmunológico. Viendo la situación actual, aún faltaría que la población infectada se multiplicase por doce para llegar al mínimo para lograr la inmunidad de grupo. 

Opiniones diveersas respecto al umbral

Pero no es la única opinión que hay al respecto, pues según unos catedráticos matemáticos de Suecia, la inmunidad de grupo se puede conseguir cuando se haya llegado al 43% de la población con anticuerpos. Según cuentan ellos, toman en cuenta los contactos de media que tiene la población y, también las medidas adoptadas por los principales países del mundo para evitar los contagios. 

Aunque todos estén de acuerdo en que aún estamos lejos de llegar al umbral de la inmunología grupal, hay diferentes formas de medir esta expansión del virus. En el caso de los investigadores de Liverpool, creen que toda la población es igual de susceptible a infectarse. «Las personas que son más susceptibles o están más expuestas tienden a infectarse antes, agotando la subpoblación susceptible de las personas con mayor riesgo de infección», concluyen los investigadores de Liverpool. 

En cambio, los matemáticos suecos dividen la población en bloques: el 50% tiene un nivel de contactos promedio, el 35% tiene la mitad de contactos que la media y el 25%, el doble. Es por este motivo que creen que el umbral para llegar a inmunidad de grupo debe de ser menor: «La explicación es que, cuando la inmunidad es inducida por la propagación de la enfermedad — y no por campañas de vacunación, por ejemplo —, la proporción de infectados en grupos con altas tasas de contacto es mayor que en grupos con bajas tasas de contacto. En consecuencia, la inmunidad inducida por la enfermedad es más fuerte que cuando la inmunidad se distribuye uniformemente en la comunidad, como establece el modelo clásico de inmunidad colectiva».


Comentarios