Letizia en la calle con cara seria

La adicción de la reina Letizia y que solo uno pocos sabían

Letizia tiene una afición secreta que le ha cambiado por completo

La reina Letizia es muy discreta. Mantiene ocultos muchos secretos, que posiblemente nunca verán la luz. Hace casi una semana que se le perdió la pista con motivo del inicio del puente de la Constitución y la Inmaculada.

Todo apunta a que hizo las maletas y eligió un destino secreto para huir de la prensa y de las miradas de los curiosos. Tampoco se sabe con quién compartió esas jornadas de descanso.

Es probable que Letizia eligiera la compañía de su hija Sofía. Otros años aprovechaba esta festividad para realizar una escapada con ella y con Leonor, pero la princesa en esta ocasión no ha podido. Suelen hacer un viaje de chicas, lo que aprovecha Felipe para ir a la nieve.

 

Posiblemente nunca sabremos el destino ante tanto hermetismo de la Casa Real. Consideran que se trata de una actividad que afecta a la vida privada, y que por lo tanto no hay obligación de hacerlo público.

Hay otro detalle íntimo de la reina que acaba de conocerse. Como suele ser habitual, la periodista Pilar Eyre se encarga de desvelar los secretos menos conocidos de la asturiana. En esta ocasión, en su blog de la revista Lecturas, ha querido explicar los motivos del reciente cambio físico de la monarca.

Se la ha podido ver con unos brazos más tonificados y fuertes, que contrastan con su figura tan estilizada. Han despertado la curiosidad de muchos, interesados en conocer los planes de entrenamiento de Letizia. Llaman mucho la atención sus bíceps, que son más visibles cuando luce cierto tipo de vestidos.

La reina Letizia de perfil donde se le aprecia el brazo fibrado
La reina Letizia luce un brazo fibrado | GTRES

Hasta la fecha, esta parte del cuerpo había pasado desapercibida para la mayoría del público. Pero la escritora especializada en la Casa Real ha querido explicar que esos brazos no son fruto de la "cirugía y los retoques". Detrás de ese resultado se esconde algo más.

Pese a que la reina no tiene inconveniente en pasar por quirófano cuando considera oportuno, en esta ocasión recurrió a otro método. "Me dicen que su principal transformación la debe a la hora diaria de pilates que realiza", asegura Eyre.

Montaje con fotos de Letizia en los premios
Letizia luce una figura envidiable. | La Noticia Digital

 

Letizia se machaca en el gimnasio con un monitor

Letizia realiza este entrenamiento con "un exigente entrenador en el gimnasio particular de la Zarzuela". Por lo visto trata de sacar tiempo para ejercitarse y mejorar su aspecto físico. Los resultados son evidentes desde hace tiempo, sobre todo desde el verano, que es cuando el vestuario nos ha permitido apreciar los bíceps más musculados.

Pero no solamente le gusta sudar la camiseta en el gimnasio, también "se ha convertido en una adicta al masaje de remonte", cuenta la periodista en su blog. Se trata de una técnica que ayuda a "conseguir unos brazos y rostro firmes solo con intervención manual y cremas".

Lo que está claro es que nadie duda de que a la reina le gusta cuidarse. Y para lucir su mejor aspecto hace todo lo que se encuentre en su mano. El paso del tiempo parece no afectarle, luciendo siempre un aspecto envidiable.

Foto familiar
Letizia, con su familia. | GTRES

Sin lugar a dudas, las estrategias de Letizia resultan mucho más convincentes que las seguían algunos antepasados de Felipe. Aseguran que su bisabuela, la reina Victoria Eugenia, "dormía a veces con un bistec crudo en cada mejilla". Por las mañanas solía ponerse "crema Pond's, de la que llegó a ser imagen".

Todo ello con el propósito de mantenerse joven y combatir el efecto del tiempo. De momento, la asturiana opta por remedios más convencionales. Eso sí, si hiciera falta no se lo pensaría dos veces y pasaría por el quirófano como ya ha hecho en anteriores ocasiones.

 

EL VÍDEO DEL DÍA