Primer plano de la Reina Letizia seria

El espectacular cambio físico de Letizia tiene truco: una hora al día

Su transformación física ha sido radical

El brutal cambio físico que ha experimentado Letizia desde su llegada a la Casa Real no ha pasado desapercibido para nadie.

A sus 49 años de edad, Letizia luce un rostro rejuvenecido y radiante lleno de volumen y con un tono de piel impoluto. Un aspecto mucho más cuidado y firme que hace más de una década, cuando la experiodista no había ni traspasado la barrera de los 40.

Sabemos que la reina Letizia ha recurrido a la medicina estética para conseguir su objetivo, pero este no ha sido el único truco que ha utilizado para mostrar una apariencia renovada.

Las piernas tonificadas de Letizia en la presentación del conjunto de Becas de la Cooperación española
Las tonificadas piernas de la reina Letizia. | GTRES

Más allá de los retoques, la monarca ha apostado por un cambio de vida en cuanto a rutinas alimentarias y práctica deportiva. 

Se ha esforzado por mantenerse en forma y mostrarse como una persona sana y activa a través de una práctica que le requiere una hora diaria de trabajo. Un secreto que ha revelado la periodista Pilar Eyre en su último artículo para Lecturas. 

El gran cambio físico de Letizia: retoques estéticos y una nueva rutina de deporte

En los últimos años, la reina se ha sometido a diversas intervenciones estéticas que han sido muy comentadas en los medios de comunicación.

 

La mayoría han sido pequeños retoques para mejorar su aspecto, entre ellos tratamientos de botox, tal y como señalan desde la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética.

"Doña Letizia, recientemente, no se ha hecho nada quirúrgico. Simplemente, es una persona que se cuida mucho y que se mantiene muy bien. Una persona sana, que hace deporte y eso se nota. Aunque, a mí parecer, se ha hecho sus cositas, como hacemos todas. Entre ellas, bótox, vitaminas, peelings o un rellenito. Retoques que ha logrado mantener en el tiempo", comenta la Dra. Nélida Grande, vicepresidenta del área estética de Sociedad, a LOC.

Primer plano de la Reina Letizia
La Reina Letizia también ha apostado por los retoques estéticos. | GTRES

Sin embargo, la mujer de Felipe VI también ha recurrido a la cirugía estética en alguna ocasión. La más evidente y comentada en los medios ha sido la rinoplastia a la que se habría sometido en el año 2008. Una operación con la que consiguió reducir la prominencia de su nariz, haciéndola mucho más fina, recta y menos aguileña.

También se ha hablado de la posibilidad de que la reina se haya sometido a una mentoplastia y a un alzamiento de su busto.

La primera habría sido con el objetivo de suavizar la dureza de su barbilla y, la segunda, para aumentar la firmeza y el tamaño de sus pechos. Aunque ninguna de las dos intervenciones ha sido confirmada oficialmente.

Pero más allá de los retoques estéticos, la madre de Leonor también tiene un truco secreto para mantenerse en forma.

El truco de Letizia para lucir un aspecto renovado y más joven: una hora al día

La reina presenta ahora una gran forma física y una figura más esbelta y estilizada que hace una década.

La reina Letizia de perfil donde se le aprecia el brazo fibrado
La reina Letizia luce un brazo fibrado | GTRES

Tal y como ha revelado Pilar Eyre en su última publicación para Lecturas, este brutal cambio se debe gracias al entrenamiento personalizado que realiza la monarca a diario. 

"Aunque haya mucha leyenda urbana sobre sus cambios físicos, me dicen que su principal trasformación la debe a la hora diaria de pilates que realiza con un exigente entrenador en el gimnasio particular de la Zarzuela", confiesa la periodista.

Solo cabe recordar las críticas que recibía en el año 2010 por su apariencia 'nada saludable' durante la boda de Victoria de Suecia, y su entonces prometido, Daniel Westling.

Felipe y Letizia en la boda de Victoria y Daniel de Suecia
Felipe y Letizia en la boda de Victoria y Daniel de Suecia | GTRES

Por aquel momento, preocupaba su extrema delgadez, especialmente la de sus brazos, que no tienen nada que ver con las tonificadas extremidades que luce hoy en día. 

"Se ha convertido también en una adicta al masaje de remonte, una técnica para conseguir unos brazos y rostro firmes solo con intervención manual y cremas", añade Eyre.

EL VÍDEO DEL DÍA