La Guardia Civil en un montaje con Esther López

El 'engaño' que hace sospechar a la Guardia Civil sobre el caso de Esther López

El nuevo sospechoso que investiga la Guardia Civil había participado activamente en las batidas realizadas en Traspinedo en busca de Esther López

La Guardia Civil estrecha el cerco para encontrar a Esther López. Cuando hace justamente 17 días de su desaparición, la investigación empieza a encaminarse. Si el fin de semana pasado la policía llevaba a cabo la primera detención relacionada con el caso, ahora la investigación se centra en otro sospechoso. 

Pues desde el pasado viernes, 28 de enero, la Guardia Civil tiene entre ceja y ceja a otra persona. El segundo de los investigados con motivo de la desaparición de Esther López de la Rosa es también vecino de Traspinedo y, supuestamente, estuvo con ella en la noche que desapareció. Aquella noche, la del 12 de enero, Esther fue con unos amigos a ver el fútbol en un bar del citado pueblo de Valladolid y ya no volvió a casa. 

Una de las batidas en Traspinedo, Valladolid
Vecinos de Traspinedo buscan a Esther desde hace 17 días | Cedida

El nuevo investigado levanta sospechas por un presunto 'engaño'

El nuevo investigado es C.L.G. Según desvela 'Europa Press', el ahora investigado ya había declarado anteriormente como testigo en cinco ocasiones.  

Lo que más llama la atención, pero, es lo que viene a continuación. Pues el ahora investigado, C.L.G. había participado activamente en las batidas realizadas en el pueblo en busca de Esther López. La Guardia Civil detectó algo en las batidas y decidió centrarse en el individuo. 

De momento no ha transcendido más información sobre el caso. El otro investigado del caso, apodado Ramón 'El Manitas' detenido el pasado fin de semana—, ya se encuentra en libertad. 

Siguen las batidas para encontrar a Esther López

El caso de Esther López cogió a la Guardia Civil por sorpresa. Pues rompía con todos patrones que se establecen en este tipo de casos. Esther López, muy conocida en su pueblo de Traspinedo, desapareció tras ir a ver el fútbol en un bar con sus amigos. Fue la noche del 12 de enero. 

Esther vivía muy apegada a su móvil y, en caso de llegar tarde a casa, tenía por costumbre llamar a su padre. Es más, si no tenía su móvil a mano, le llamaba con el teléfono de un amigo o compañero. 

Aquella noche, la de su desaparición, Esther López no llamó a su padre. Horas más tarde, ya habían saltado todas las alarmas. La Guardia Civil, que rápidamente descartó la desaparición voluntaria, empezó a rastrear todas las pistas posibles. 

El pasado fin de semana, sin ir más lejos, el caso dio un vuelco. Pues la Guardia Civil detuvo el primer sospechoso relacionado con el caso: Ramón 'El manitas'. Los agentes ya han registrado en más de una ocasión el domicilio del hombre que podría estar relacionado con su desaparición y también han hecho una inspección en su coche. 

Ahora, parece que la investigación policial abre otro foco: el de una segunda persona que está siendo investigada. El caso de Esther López, por lo tanto, sigue en compás de espera.