Montaje con foto del edficio afectado

Ernesto, muerto a los 21 años en la explosión de Madrid: ‘estaba cumpliendo su sueño’

Una fuga de gas provocó la deflagración en la que murieron dos operarios, Ernesto y su compañero Álex

Ernesto López Beato, de 21 años, es uno de los dos operarios fallecidos en la explosión mortal del viernes en Madrid. Estaba realizando labores de fontanero en la tercera planta del edificio del barrio de Salamanca donde se produjo la deflagración. Dos personas murieron, y 19 resultaron heridas.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

El otro fallecido es Miguel Alexander, hondureño de 27 años, casado y con dos hijas pequeñas. Ernesto y Álex estaban trabajando juntos en el momento en el que se produjo la explosión y parte del edificio se vino abajo. Ernesto trabajaba en la empresa de su hermano, que también estaba en el edificio.

Esa era precisamente su ilusión, trabajar con su hermano, y había estudiado para ello. Así lo afirma su padre Miguel, según el cual Ernesto “era el tío más feliz del mundo con su trabajo, sus amigos y su novia”. La tragedia ha causado una gran conmoción en Recas (Toledo), de donde era natural el joven.

Había cumplido su sueño

El pasado viernes, un escape de gas desencadenó la tragedia en unas obras de reforma de un edificio en el centro de Madrid. La explosión provocó el derrumbe parcial del edificio con la muerte de dos operarios, Ernesto y Álex. Los jóvenes quedaron sepultados bajo los escombros.

Foto del edificio afectado en el barrio de Salamanca (Madrid)
Así quedó el edificio afectado en el barrio de Salamanca (Madrid) | Cedida

Eernesto López Beato tenía 21 años y era natural de Recas, una pequeña localidad de Toledo. Era el menor de cuatro hermanos y el único que seguía viviendo con sus padres. Su sueño era trabajar en la empresa de su hermano mayor, y para ello se empleó a fondo en sus estudios.

Estudió un ciclo formativo de frío y calor y energías alternativas, y por fin pudo cumplir su sueño. “Esa era su ilusión, estudió eso para poder trabajar con su hermano”, afirma su padre. El pasado viernes estaba realizando labores de fontanero junto a su compañero Álex cuando se vieron sorprendidos por la explosión. 

Despedido en la intimidad

“Era todo corazón, una persona extraordinaria, no sabemos cómo vamos a salir de esta”, asegura su padre Miguel. Era el pequeño de cuatro hermanos, el siguiente le lleva 11 años y los otros 12 y 17. Se había convertido en el capricho de su madre, que se encuentra devastada por su pérdida.

También te puede interesar:▶️Fallece repentinamente Santiago Roldán, jefe de Deportes de Canal Sur

 

“A mí me va a costar, pero ella no va a salir de esta”, asegura el padre de Ernesto tras lo ocurrido. Según cuenta, “era un atlético de pura cepa y jugó desde niño en el club deportivo de la localidad, en todas las categorías”. A los 19 años dejó el deporte y se puso a trabajar, hasta que se ha producido la tragedia.

Su familia y sus allegados le velaron en la intimidad en el tanatorio de Toledo, y tienen previsto incinerarlo. “No habrá misa, haremos algo a nivel personal con las cenizas, pero mi mujer no quiere separarse de ellas”, afirma Miguel. Este taxista ha perdido a su hijo poco después de perder a su padre.

Consternación en el entorno

La conmoción ha llegado hasta el colegio César Cabañas Caballero, donde estudió Ernesto. En una publicación en Facebook quisieron despedirse de él. “Queremos transmitir nuestro más sentido pésame a la familia, y acompañarles en estos momentos difíciles ofreciendo todo nuestro apoyo”.

Foto de bombero en el suceso de Madrid
Los bomberos trabajando en el suceso, el viernes | Cedida

“Pobres chicos, es una tragedia”, decían los vecinos frente al edificio convertido en ruinas. Algunos de ellos esperaban para poder recuperar algunos enseres, aún atónitos por lo ocurrido de forma inesperada. Todo empezó el pasado viernes, a las 13:30 horas, por una fuga de gas.

Ernesto y Álex percibieron un fuerte olor a gas y bajaron al sótano para cortar el suministro de la vivienda. Pero algo salió mal y el edificio construido en 1940 saltó por los aires dejándoles colgados por los escombros. 15 de los 19 heridos fueron atendidos en un hospital de campaña.