Imagen del cirujano José Manuel Tábara

Revelan cómo murió el doctor Juan Manuel Tábara en España y señalan al culpable

El prestigioso oftalmólogo murió arrollado por una lancha mientras se bañaba en la playa de Sanxenxo

Juan Manuel Tábara, oftalmólogo de 59 años, murió el pasado viernes mientras se bañaba en la playa de Silgar, en Sanxenxo.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

El prestigioso cirujano fue arrollado por una lancha de competición a toda velocidad. Ahora, su familia está reuniendo pruebas para demostrar que no fue un simple accidente.

“Se podría haber evitado”, lamentan sus hermanas, que afirman que “no fue un accidente sino fruto de una imprudencia”. Cinco días después del suceso detuvieron a un vecino de 36 años como presunto responsable. El hombre se negó a declarar y quedó en libertad con cargos, para indignación de la familia.

El hombre al que todos señalan como culpable de la muerte de Juan Manuel se llama David Fernández. El año pasado se proclamó campeón de España de Endurance, una prueba que se realiza con embarcaciones ultrarrápidas. La familia de la víctima deja claro que no piensan quedarse de brazos cruzados.

También te puede interesar:▶️¿Qué es la muerte perinatal? Así es el posible motivo de la muerte del hijo de Georgina Rodríguez y Cristiano Ronaldo

 

Cómo ocurrió el accidente

El accidente ocurrió el Viernes Santo en la playa de Sanxenxo (Pontevedra), uno de los grandes reclamos turísticos de Galicia. Eran las seis de la tarde y la playa estaba llena de bañistas. Entre ellos estaba el doctor Juan Manuel Tábara, prestigioso oftalmólogo y una eminencia de la medicina gallega.

José Manuel Tábara
José Manuel Tábara, el cirujano fallecido trágicamente | Cedida

Tábara se hallaba junto a un amigo dentro de la zona de baño y con una boya que marca su situación. Sin darse cuenta se vio arrollado por una lancha de competición que se había acercado hasta la orilla a gran velocidad. La embarcación siguió su camino como si nada, hasta que recibió el alto de las autoridades.

El impacto fue tan brutal que la víctima murió en el acto. La Guardia Civil se hizo cargo del suceso y precintó la embarcación para analizarla y establecer la principal causa del suceso. Cinco días después detuvieron al presunto autor del atropello, David Fernández, que quedó en libertad con cargos tras negarse a declarar.

La familia lo tiene claro

Las hermanas de Juan Manuel emprenderán acciones legales para que su muerte no quede impune. “Lo que le ocurrió a nuestro hermano no fue un accidente y se pudo evitar”, dicen, “ha sido una tragedia por una irresponsabilidad grave”. Piden cambiar las leyes para acabar con el “exhibicionismo de velocidad”.

Varias personas del entorno aseguran que no es la primera vez que hay un susto de este tipo. También hay dudas sobre si la zona de baño estaba bien señalizada, ya que según varias fuentes la playa no disponía de boyas. En todo caso, se preguntan por qué no se tomaron medidas anteriormente.

La familia de la víctima está recabando pruebas y testimonios para demostrar la supuesta imprudencia de los pilotos de la lancha. La embarcación se acercó dentro de los 200 metros de la línea de la costa. Y según han podido conocer por otros testimonios, este tipo de incidentes son algo habitual.

Piden responsabilidades

La hermana de Juan Manuel recuerda haber visto al helicóptero sobrevolando la playa tras el incidente. “En ningún momento sentí preocupación porque mi hermano era un buceador y un nadador experto”, afirma. Fue minutos después cuando la Guardia Civil les comunicó la trágica noticia.

“Nos ha dicho que es habitual que las lanchas y las motos de agua se acerquen a la costa a menos distancia de la permitida, y que lo hacen de forma impune”, aseguran. Según dicen, “hubo muchos sustos en la playa y también por esa misma embarcación”. Por eso no dudan en señalar a los culpables.

Montaje con foto de Juan Manuel Tábara y David Fernández
David (foto en pequeño), señalado por la muerte del doctor | Cedida

“Creemos que lo hicieron esos chicos y que ya había ocurrido más veces”, dice una de sus hermanas. Lamentan que su hermano haya perdido la vida por “una temeridad que podría haberse evitado”, y piden que “no caiga en saco roto”. Pero están decididas a “cambiar la legislación y que se depuren responsabilidades”. 

Piden la colaboración ciudadana

La familia ha habilitado el correo porunsanxenxoseguro@gmail.com, para que la gente pueda aportar datos, fotos y vídeos sobre lo ocurrido. La intención es poder ofrecer información sobre este incidente y otras situaciones de peligro. El material será enviado a la Guardia Civil para colaborar con ellos.

“La prioridad es demostrar que no fue un hecho puntual”, expresan, “sino que las lanchas a motor transitan a altas velocidades cerca de la playa”. Lo hacen, añaden, “de forma repetitiva y habitual”.  Por eso no están de acuerdo con los cargos de homicidio imprudente que se le atribuye al culpable.

“Esos chavales llevaban un arma en las manos y actuaban como domingueros. Estamos deseando saber quiénes son los patrocinadores y los dueños de la lancha. Necesitamos darle un sentido a la muerte de Juan y que no pase inadvertida para que algo así no vuelva a ocurrir”, es su alegato final.

David, el principal sospechoso

David Fernández Rey es el joven investigado por el atropello mortal en la playa de Silgar de Sanxenxo. Es uno de los mejores pilotos de la modalidad Endurance, que se practica con embarcaciones ultrarrápidas. A pesar de su corta trayectoria, el año pasado se proclamó campeón de España.

David Fernández
David fue detenido por el atropello mortal en Sanxenxo | Cedida

La Guardia Civil le atribuye ahora un delito de homicidio imprudente. Varios testigos aseguran haberle visto pasar con su lancha a gran velocidad la tarde del accidente. Sospechan que en aquel momento estaba entrenando con la embarcación como preparación para futuras competiciones.

En su disciplina se utilizan embarcaciones equipadas con motores que permiten alcanzar los 150 kilómetros por hora. Es uno de los deportes más vistosos para el espectador, y David se ha hecho un hueco en la élite mundial. El homicidio imprudente está castigado con penas de uno a cuatro años de cárcel.