Montaje con foto de María Dolores Jiménez

Fallece demasiado joven María Dolores, la española que convivía con la muerte

Lideró la expansión de Tanatorios de Córdoba y se enfrentó con el ayuntamiento por el tanatorio municipial

María Dolores Jiménez, gerente de la empresa Tanatorios de Córdoba, murió ayer víctima de una larga enfermedad a los 48 años.

🔊 Si lo prefieres escucha la noticia. Pincha en el play:

La empresaria estaba casada y era madre de dos hijos, un niño de 9 años y una niña de 4. Falleció ayer en Córdoba causando una gran consternación en su entorno y en el ámbito empresarial.

María Dolores Jiménez ostentaba el cargo de gerente en la empresa familiar Tanatorios de Córdoba, en la que trabajaba desde hace 20 años. Durante estos años ha sido testigo de la transformación del sector, sobre todo con el impacto de la pandemia. Ahora reina el luto en esta empresa con más de 70 trabajadores.

Además de ser partícipe de la expansión de la compañía, también cumplió en una relevante función social en el territorio de Córdoba. Esto la convirtió en una empresa muy conocida en la provincia, una profesional respetada y querida por sus compañeros. De ahí el impacto que ha causado su fallecimiento.

Constancia y esfuerzo, sus valores

En las últimas horas se ha conocido la noticia del fallecimiento de María Dolores Jiménez, víctima de una enfermedad. Hoy por la tarde se celebrará el funeral en su memoria, en la parroquia de Cristo Rey en Córdoba. Su cuerpo está siendo velado en el tanatorio de las Quemadas, de su propia compañía.

Foto de María Dolores Jiménez
María Dolores Jiménez estaba casada y era madre de dos hijos | Cedida

Con María Dolores al frente, Tanatorios de Córdoba emprendió una etapa de expansión que se ha encontrado con múltiples dificultades. Solo la constancia y la capacidad de esfuerzo de esta empresaria han logrado sobreponerse a las adversidades. La pandemia ha sido el mayor reto en su carrera profesional.

El sector funerario se vio impactado de lleno por la excepcional escalada de muertes debido a la pandemia. Los velatorios y los funerales tuvieron que afrontar cambios radicales por las medidas sanitarias. Uno de los retos fue conseguir que los familiares pudiesen despedirse de sus seres queridos a pesar de todo.

Contra las adversidades

En ese sentido, Tanatorios de Córdoba hizo un gran esfuerzo para facilitar la despedida aunque fuera en la más estricta soledad. Para María Dolores, su sector era el último eslabón de la cadena de atención sanitaria en un contexto tan dramático. En esta situación se produjo una gran transformación.

También te puede interesar:▶️Fallece Jordi, el joven legionario en un fatal accidente

 

Así lo explicaba ella misma en una entrevista para ABC: “Había que dar una nueva respuesta a una situación distinta y lo han hecho a través de una ceremonia póstuma en un auditorio equipado con la última tecnología. Allí se muestran imágenes de la persona fallecida, música, poemas, vídeos”.

Según explicó, los familiares se sentían muy agradecidos por haber recibido la propuesta de estas ceremonias póstumas. Además, la empresaria gestionó la recepción de los fallecidos en Madrid que se incineraban en otros tanatorios por el elevado número de muertes en la capital. Esto fue también otro gran reto.

Conflicto con el ayuntamiento

Otra de las batallas que libró Jiménez fue la oposición al tanatorio municipal que el gobierno municipal proyectó en la ciudad de Córdoba. Concretamente en el cementerio de San Rafael, con la intención de copar buena parte del mercado funerario. Eso abrió un conflicto entre el ayuntamiento y Tanatorios de Córdoba.

Fotos de María Dolores Jiménez
Jiménez era una empresaria muy conocida en Córdoba | La Noticia Digital

Al frente de esta batalla estaba María Dolores Jiménez, para la cual el nuevo tanatorio suponía una amenaza para la empresa privada. Ella misma advirtió que si el proyecto salía adelante tendrían que cerrar una sala y despedir a trabajadores. El caso llegó incluso a los juzgados, con procesos administrativos.

Con ella al frente, la empresa se expandió con las instalaciones de Las Quemadas y El Granadal, en Córdoba Capital. Además cuenta con servicios en El Carpio, Bujalance, Villafranca de Córdoba, Villaviciosa, Posadas, La Carlota y Fuente Palmera. El sector está de luto por la pérdida de su figura.