Omayra Sánchez

Omayra Sánchez, la niña que pedía calma mientras el volcán Nevado Ruiz la mataba

La pequeña Omayra quedó atrapada e inmovilizada entre los materiales expulsados por el volcán y las miradas de los medios de comunicación

El caso de Omayra dio la vuelta al mundo y conmovió a la sociedad. Omayra Sánchez es la niña de 12 años que quedó atrapada en el lodo tras la erupción del volcán de Nevado del Ruiz, en el centro de Colombia.

La pequeña pasó tres días de completa agonía atrapada entre el lodo, los cadáveres de sus familiares y los restos de su propia casa. Esta era la situación que vivía Omayra Sánchez el 16 de noviembre de 1985. La niña tenía el agua del deshielo provocado por la erupción al cuello, mientras diferentes cadenas retransmitían sus últimas horas de vida en directo.

 

Omayra, con tan solo 12 años, enterneció a toda la población. Y no es para menos porque, mientras los equipos de rescate intentaban salvarla de esa espantosa situación, la pequeña les daba todo su cariño. "Váyanse a descansar un rato y luego vengan y sáquenme de aquí", decía la niña.

La erupción del Nevado del Ruiz

La erupción del volcán de Nevado del Ruiz comenzó el 13 de noviembre de 1985 a las 9 de la noche y se cobró 25.000 víctimas. Aunque sin duda, la más recordada es Omayra Sánchez.

Recientemente, se han cumplido 36 años de la erupción del cráter del Nevado Ruiz. El volcán expulsó hasta 35 millones de toneladas de materiales y provocó que se fundiera la nieve de este gigante de 5.400 metros de altitud. Como consecuencia, se generaron cuatro afluentes de lava, agua y hielo que descendieron por la ladera a 60 km/h hasta desembocar en los ríos que drenaban el volcán.

A raíz de eso, los caudales aumentaron por cuatro y arrasaron poblaciones cercanas como la de Armero. Esta población es la que conmovió la pequeña Omayra, con su cuerpo atrapado e inmovilizado entre los materiales expulsados y las miradas de los medios de comunicación.

El intento de rescate de Omayra

Unos militares de la fuerza aérea colombiana fueron los que encontraron a Omayra y, para poder trabajar en su rescate, tuvieron que construir una especie de puente.

Los equipos de salvamento trabajaron muy duro. Intentaron salvar a la pequeña día y noche en un rescate que parecía imposible. Mientras, ella intentaba explicar su vivencia: "Toco con los pies en el fondo la cabeza de mi tía", relataba. La niña también añadía: "Yo quiero que ayuden a mi mamá, porque ella se va a quedar solita" y "tengo miedo de que el agua suba y me ahogue, no sé nadar", entre otras cosas.

El mundo entero presenciaba el intento de rescate de Omayra  con el corazón encogido y mucha impotencia.

La pequeña se aferró a la vida agarrándose a un palo a la altura de su cabeza, ya que el resto de su cuerpo se encontraba atrapado en el lodo. Los sanitarios barajaron la opción de amputarle las piernas, pero era imposible porque no contaban con el material quirúrgico necesario como para que sobreviviera.

Así pues, todos los esfuerzos fueron en vano. Tras 60 horas en las que su agonía conmovió al mundo, la niña de 12 años falleció rodeada de sanitarios y socorristas. Actualmente, en el lugar de los hechos, hay una tumba simbólica para rememorar a la pequeña Omayra.

EL VÍDEO DEL DÍA:

EL VÍDEO DEL DÍA