Belén Esteban sonriente con chaqueta roja, atendiendo a los periodistas con sus micros

Al descubierto lo que Belén Esteban piensa de Humberto Janeiro: 'Un nieto es un nieto'

Un micro abierto en Sálvame le ha jugado una mala pasada a Belén Esteban

Los micros abiertos pueden jugar malas pasadas, y si no que se lo digan a Belén Esteban. La colaboradora ha sido pillada confesando lo que le parecía el regalo que Humberto Janeiro ha dejado para su hija Andrea.

Camila Naranjo, viuda del 'Tigre de Ambiciones', venía a Sálvame dispuesta a traerle el último y más preciado recuerdo que conservaba de su nieta. Un tierno peluche de cuando la niña apenas tenía unos tres añitos.

"Eso lo ha tenido Humberto desde que Andrea era pequeñita. Se lo compró él. Siempre me decía que cuando fuese Andreíta a casa que se lo diese. Humberto quería que estuvieran con ella, sé que los va a cuidar bien", explicaba entre lágrimas. 

Y a pesar de que Belén Esteban  no estaba en el plató de Sálvame en ese preciso momento, sí que tuvo el detalle de llamar al programa.

De esa forma, quiso agradecerle el detalle que había tenido con Andreíta. Además, prometía entregarle el peluche a su hija, confirmando que se acordaba perfectamente del mismo.

"Muchísimas gracias, los recogeré mañana y los traeré para mi casa para dárselos a la persona que pertenece como el recuerdo de un abuelo que aunque ausente, es un abuelo", aseguraba Esteban.

"Sabes Jorge que de mi hija no hablo, pero te digo que sí, que se acuerda de los muñecos". Aunque la ex de Jesulín no pudo evitar lanzarle cierto zasca al que fuera su suegro. 

Un micro abierto le juega una mala pasada a Belén Esteban

Y al día siguiente la colaboradora llegaba dispuesta a cumplir su promesa, aunque un micro abierto terminaba jugándole una mala pasada. De esa forma, terminaba confesando lo que realmente pensaba de ese tierno detalle. 

"Sé dónde los voy a poner, en un sitio significativo. Al lado del mortero y del premio de Más que baile", prometía.

"Yo no me acordaba de ellos", decía sobre el peluche de Epi y Blas. Además, se sinceraba a la hora de reconocer que en otro momento eso la habría hecho explotar. 

"Si esto me pilla en otro momento de mi vida... la que hubiera liado", detallaba. "Pero pobrecito, ya no está", señalaba sobre  Humberto Janeiro.

"Pero alguna llamada podría haber hecho. Un nieto es un nieto, y un hijo es un hijo", apuntillaba.

Al parecer, Belén sigue dolida con la actitud del patriarca del clan Janeiro, quien no se esforzó mucho en vida a la hora de conocer y pasar tiempo con su nieta mayor. Algo que no duda en recriminarle.

Aunque también es cierto que en una de sus entrevistas Humberto se deshacía en halagos hacia Andrea, por lo que siempre la tuvo presente. 

"Un encanto, una maravilla de niña", afirmaba sobre su nieta. "Cuando tenga 18 años igual dice: 'vamos a ver al abuelo'", insinuaba esperanzado. "Es la primera nieta que he tenido".

"No sé si le llega mi amor, es muy pequeñita. No sé si su madre se lo dirá, pero tengo muchas ganas de verla, que me la enseñen. La quiero mucho", comentaba. 

Por su parte, Belén estaba muy preocupada por encontrarle un lugar adecuado al peluche. "Miguel no me va a ayudar a colocarlo porque le da igual, donde yo los ponga le parecerá bien, pero esto no es para mí, es para otra persona".

Y no dudaba en bromear con la situación. "Tiene guasa, 22 años y ahora con Epi y Blas", ironizaba. 

"Si me toca esto hace 10 años me muero. Vamos, monto una...", le confesaba a su amigo David Valldeperas pensando que nadie la escuchaba. 

Ahora queda esperar para conocer la reacción que tendrá Andrea y si su madre compartirá lo que le ha parecido este último regalo de parte de su abuelo.