Kiko Matamoros mirando fijamente a cámara sin sonreír

Las críticas que prometen hundir a Kiko Matamoros: 'Para lo que ha quedado'

Kiko Matamoros ha hecho frente a numerosos ataques tras presumir de sus retoques estéticos

Kiko Matamoros nunca ha tenido problema en presumir de sus retoques estéticos. A sus 65 años recién cumplidos, el tertuliano asegura estar en su mejor momento.

Y para reafirmarse, decidía compartir con sus seguidores una serie de imágenes en las que se veía el cuerpo tan tonificado del que disfruta gracias a pasar por quirófano y una exigente rutina de entrenamientos. 

"Esta noche me caen 65 tacos. Gracias a todos los que me habéis acompañado en mi puesta a punto y convencido de que solo es un número", escribía orgulloso. 

Sin embargo, a pesar de que muchos han aplaudido su trabajado físico, las críticas no han dejado de llegarle. Sobre todo, por una posible obsesión a la cirugía estética y su miedo a envejecer.

Foto de Kiko Matamoros y su pareja
Kiko Matamoros | GTRES

Uno de los medios que más implacables se han mostrado con el colaborador de Sálvame ha sido el diario ABC, desde donde le acusaban de estar 'automomificándose'.

"Matamoros tiene un aspecto como criogenizado. Es un culturista en el cuerpo de un señor mayor, pero el efecto no es exactamente de juventud sino de trascender la edad.", exponían.

 

"Buscando rejuvenecer ha ido más allá, automomificándose", señalan en dicho medio. "Preysler macho que se operó las orejas, la nariz y que se ha hecho estiramientos, definido el abdomen y extirpado las glándulas mamarias".

Unas acusaciones ante las que  Matamoros  no ha dudado en responder desde el plató de Sálvame:

"Soy culturista desde los 18 años y se sigue siendo siempre que se quiera. Ya quisieras tú, con el cuerpo perro que tienes, acercarte un poquito a esos señores con 70 años", sentenciaba.

Kiko Matamoros hace frente a sus detractores

Además, el tertuliano dejaba claro que todos son "libres de pensar lo que quieran de una foto que él ha hecho pública". Y aclaraba que dichas instantáneas se habían tomado tras un entrenamiento, cuando el cuerpo está en cierto punto de congestión.

A estas alturas, son incontables las veces en las que Matamoros ha pasado por quirófano. Entre las últimas operaciones que se ha realizado podemos contar una marcación abdominal y una blefaroplastia. 

Foto de Carlota Corredera y Kiko Matamoros en el plató de Sálvame
Carlota Corredera y Kiko Matamoros | Mediaset

La primera, enfocada en definir la zona abdominal. Mientras que con la segunda reparó los párpados caídos y las bolsas de los ojos.

Y a estas intervenciones pueden sumarse otras como una rinoplastia para afinar su nariz o una otoplastia para remodelar la forma de sus orejas.

También podemos añadir un lifting facial, una masculinización de su mandíbula y relleno de las fosas bajo sus ojos. No contento con todo esto, también se sometía a la técnica del microblading para conseguir que sus cejas se vean más pobladas.

Sin embargo, y a pesar de mostrarse muy orgulloso de sus numerosos retoques estéticos, el propio Matamoros reconocía que sí que había alguno del que se arrepentía.

"Me arrepiento de no haberme operado antes, a los 40 o así, cuando empecé a envejecer. Hasta ahí me veía bien, pero luego pegué un cambio importante de peso".

Kiko Matamoros con los ojos bien abiertos mostrando un rostro de sorpresa o incredulidad
Kiko Matamoros ha sido duramente críticado por sus retoques estéticos  | GTRES

"Hubo un tiempo en que adelgacé mucho y la cara se me descolgó, y las orejas parecían de soplillo. También hubo momentos donde estaba más hinchado y todos esos cambios luego se notan", sostenía.

"La primera vez que me intervine hará como unos 15 años", recordaba. "No me arrepiento de ninguna operación o retoque, pero tengo pendiente hacerme la cicatriz que tengo, que me la quiero quitar", establecía.

Además, el tertuliano parece tomarse a risa las numerosas críticas recibidas hasta el momento. "Me han hecho muchísimos memes, y la verdad que a mí no me han importado lo más mínimo", destacaba.

Y dejaba muy claro que está muy satisfecho, "pero seguiré haciéndolo si siento que lo necesito, matizaba".

Uno de sus grandes enemigos y mayores detractores de Kiko ha sido siempre su hermano, Coto Matamoros.

El televisivo comentaba con cierta ironía: "Para lo que ha quedado este personaje".

EL VÍDEO DEL DÍA