Carmen Borrego, la fea de las hermanas Campos

Carmen Borrego y el cuello que se arregló para estar más guapa

Carmen Borrego en el plató de Telecinco muy seria
Carmen Borrego se pone seria y la cosa empeora | Telecinco

 

Carmen Borrego ha sido uno de los personajes estrella de 2021 en Telecinco. La hermana menor de Terelu Campos se pasó de Viva la Vida a Sálvame y revolucionó el avispero familiar de las Campos y las polémicas de Telecinco en general.

⬇️ Pincha en SIGUIENTE: el presentador de éxito con los ojos más saltones de la tele ⬇️

Carmen siempre se ha caracterizado por tener un complejo de inferioridad evidente frente a su hermana Terelu. La progenitora de Alejandra Rubio ha sido toda la vida la 'guapa', simpática y famosa de la familia. La digna heredera de su madre, vamos.

Carmen, por su parte, se ha dedicado a la televisión pero tras las cámaras. No ha sido hasta hace pocos años que ha decidido pasarse al lado de los famosos y entrar al trapo con las polémicas familiares y televisivas.

Carmen no es guapa. Además tenía también un problema estético bastante evidente del que se avergonzaba. Es por ello que no dudó en pasar por el quirófano para solucionarlo, contándolo prácticamente en directo e iniciando una trayectoria de retoques y operaciones.

El cuello de Carmen Borrego, su gran complejo

Carmen Borrego en un plató de telecinco antes de operarse del cuello
Carmen Borrego en Telecinco antes de someterse a la operación de cuello | Telecinco

Carmen tenía lo que se conoce como 'papada'. Y decidió quitársela a golpe de bisturí. No fue lo único que Carmen quiso arreglarse. Según Viva la vida se ha gastado más de 35.000 euros en carillas, ortodoncia, implantes, blefaroplastia, lifting cervical y facial.

También utiliza habitualmente ácido hialurónico y botox para mantener una piel más tersa y más rejuvenecida. Además ha sido una de las pocas colaboradoras de Sálvame que ha tenido peluquero y maquillador propio durante un tiempo. A causa de la pandemia, Mediaset eliminó los maquilladores y los colaboradores tenían que venir arreglados de casa.

Carmen se ha esforzado mucho en estar más guapa. Y lo ha conseguido. No obstante es el claro ejemplo de que cuando una persona no es guapa de forma natural, por muchos retoques que se haga, la naturaleza es la que es. 

⬇️ Pincha en SIGUIENTE: el presentador de éxito con los ojos más saltones de la tele ⬇️