Irene Rosales en el plató de Telecinco con el micrófono cerca de la boca

Irene Rosales tiene miedo: 'No está preparada para enfrentar a Isabel Pantoja'

La mujer de Kiko Rivera sería la responsable de que la vuelta a Cantora se retrase

Después de un largo año de enfrentamientos, las cosas en el clan Pantoja parecen ir de mal en peor. Si bien la muerte de Doña Ana había propiciado el acercamiento entre Kiko Rivera y su madre, parece que  se trataba de un mero espejismo.

El Dj no ha vuelto a pisar Cantora desde entonces, y parece que está retrasando ese momento lo máximo posible. De hecho, el hijo de Isabel Pantoja procura ignorar las insistentes preguntas de la prensa sobre cómo va la relación con la tonadillera.

Y es que su mujer,  Irene Rosales, tampoco estaría muy por la labor de reencontrarse con su suegra tras todos los reproches que ha habido de por medio.

"Voy a respetar a mi marido, pero después de lo que ha pasado no estoy preparada para encontrarme con mi suegra todavía", habría alegado la que fuese colaboradora deViva la vida.

Irene Rosales no quiere saber nada de su suegra

Foto de la pareja
Kiko Rivera e Irene Rosales han superado muchos altibajos en su relación   | GTRES

Para empezar, porque desde un primer momenta se la ha señalado como principal responsable de la ruptura entre madre e hijo. Algo que ella ha desmentido por activa y por pasiva, aunque eso no quita que ciertos fans de la tonadillera hayan optado por atacarla.

"No tengo ninguna patita que esconder ni nada que enseñar. Bastante problemas tengo como para que me hagáis responsable de un problema entre madre e hijo", explotaba ella molesta.

"Me han tocado bastante las narices. Acepto que cada uno opine lo que quiera pero no que vengan a hundirme".

Y es que ella no perdona ni olvida lo mal que lo ha pasado con las adicciones de su marido, una enfermedad de la que su suegra se desantendía por completo.

Foto de madre e hijo
Kiko Rivera e Isabel Pantoja siguen sin hablarse | Mediaset

"El miedo de que tenga una recaída lo voy a tener de por vida. Pero he depositado toda mi confianza y no puedo estar vigilándolo a todas horas", confesaba en una reciente entrevista "Le voy a ayudar de por vida".

Irene ha aguantado mucho y ya habría llegado a su límite después de que la hayan acusado de ser 'una loba con piel de cordero' y malmeter contra Pantoja.

Motivo por el cual abandonaba también su puesto en televisión, cansada de tener que lidiar siempre con la polémica familiar. A su pesar, Rosales decía adiós a Viva la vida, incapaz de seguir dando la cara por su marido.

Isabel Pantoja muy sonriente mostrando sus dientes
Irene no está lista para enfrentarse a su suegra, Isabel Pantoja, y volver a Cantora | GTRES

"No tengo por qué estar cada fin de semana dando explicaciones, ahora no me siento capacitada. No puedo estar excusando todo lo que hace mi marido, o las riñas que pueda tener con su madre o su prima. Esta es su batalla, no la mía", aseguraba superada por la situación.

Kiko Rivera vuelve a la carga dispuesto a responder a las últimas polémicas

Mientras que, por su parte, parece que Kiko hace caso omiso a las advertencias y sigue haciendo lo que le viene en gana. De hecho, no duda en volver al Deluxe una vez más para hacer frente a las últimas polémicas.

Aquellas relacionadas con su prima Anabel, la boda de la discordia a la que no asistió y los ataques de su hermana  Chabelita

Montaje con las caras de Kiko Rivera e Isa Pantoja
Isa P ha hablado más claro que nunca sobre su hermano | La Noticia Digital

"La cuestión es cómo va a volver, con un tono conciliador con toda su familia o si va a dar a diestro y siniestro", se preguntan los colaboradores.

"Creo que va a ser muy beligerante contra todos", opinan algunos. "Va a echarle en cara determinado tipo de actitudes a partir del encuentro".

Aunque hay quien opina que "lo más inteligente sería que reprodujera un poco lo que contó en la revista". Y añaden que "si realmente quiere cargar contra su madre que se espere a otra entrevista".

Lo que está claro, es que la relación de Kiko e Irene no ha sido un camino de rosas y lo han tenido bastante difícil. "He tenido muchísimas discusiones con Kiko. Me he ido de casa, se ha ido de casa, nos hemos pasado muchos días sin hablar y nadie se ha enterado", confesaba Irene.

Últimamente la pareja ha estado en el punto de mira por haber engañado con la celebración del día de su boda, y es que todo se trataba de un paripé. De hecho, aunque en teoría se casaron en 2016, no fue hasta tres años después cuando realmente formalizaron su relación legalmente.

EL VÍDEO DEL DÍA

EL VÍDEO DEL DÍA